Lo afirmó el Rector de la UNCUYO en alusión a las proyecciones que hace para Mendoza, como miembro del Consejo Económico, Social y Ambiental, creado recientemente. La Universidad compromete, en general, sus aportes en materia científica y de educación para este órgano de consulta del Estado provincial.

El rector de la UNCUYO, Daniel Pizzi, es uno de los profesionales elegidos para integrar el Consejo Económico, Social y Ambiental que por Ley, luego de que la cámara de Senadores aprobara su creación, ya funciona en Mendoza. Como máxima autoridad de la Universidad trabajará en este órgano de consulta para el Estado mendocino, a la par de referentes de todos los sectores vinculados a la economía, el ambiente y lo social.

Asimismo, la actual secretaria de Investigación, Internacionales y Posgrado de la Casa de Estudios, Jimena Estrella, fue elegida como secretaria técnica de dicho Consejo.

“Sin dudas, la conformación de este Consejo abre posibilidades de crecimiento para el futuro de Mendoza. Un crecimiento debe atender a nuevas variantes de la matriz productiva. Para eso, la UNCUYO está comprometida a dar su apoyo, por un lado, desde sus características basadas en el conocimiento y los procesos de enseñanza – aprendizaje, pero también, en su histórica relación con los sectores privados” comentó Pizzi, con respecto  la creación de este equipo integrado por profesionales de distintos ámbitos.

La máxima autoridad de la Universidad aseveró, además, que para que esta iniciativa sea exitosa, el proceso debe tener, además del aporte sectorial, la sostenibilidad política e institucional que le otorguen las distintas gestiones gubernamentales a mediano y largo plazo.

“Las verdaderas políticas de Estado son las que trascienden gestiones y abarcan a sucesivas generaciones. Un compromiso político similar al que permitió transformar a Mendoza en una provincia vitivinícola, que involucró proyectos de irrigación, de ordenamiento, de transporte y de turismo. Una política que se sostuvo en el tiempo, que involucró a varias generaciones de referentes de todos los sectores productivos”, dijo.

Apostar al conocimiento y a la economía naranja

Más allá del compromiso que tiene la Universidad con este órgano de consulta del Estado, para el aporte en todas las temáticas y comisiones que lo demanden, el Rector alertó de que el desafío hoy es mayor y que hace falta un compromiso más grande de todos los sectores. 

Con respecto a las variantes para diversificar la matriz productiva, Pizzi se mostró convencido de que deben considerarse, también, la industria del conocimiento y la economía naranja por ser “claves”, ya que Mendoza tiene particularidades que son ideales para que la provincia aproveche la oportunidad y se convierta en una capital del conocimiento.

“Las variantes pasan por diversificar la matriz productiva con acciones innovadoras, como la tecnología, la economía del conocimiento o la nueva economía “naranja”, que apunta a las industrias creativas, a modernas producciones audiovisuales, pensando en la innovación y en novedosas didácticas educativas, entre otros aspectos. Así podríamos ampliar el horizonte productivo de la provincia. Ése es el camino que debemos seguir”, cerró. 

Funciones del Consejo

Prevé la emisión de opiniones no vinculantes, a requerimiento de alguno de los poderes, sobre proyectos de ley a ser sancionados por el Poder Legislativo. Además, sobre proyectos de decretos a ser dictados por el Ejecutivo, siempre y cuando sean remitidos para su consulta.

Por otro lado, prevé la elaboración de informes, la suscripción de acuerdos de cooperación con organismos nacionales e internacionales, consultas a organismos especializados, proponer proyectos de impacto ambiental, social y económico, invitar a funcionarios para expongan ante el plenario o las comisiones y la elaboración de un informe anual sobre la situación socioeconómica o ambiental de la provincia.


-->