La diputada reiteró que se trató de un “error” el hecho por el cual está detenido su marido, Ignacio Buzali. El hombre está acusado de atropellar a dos motociclistas al creer que eran “motochorros”.

La diputada bonaerense Carolina Píparo reiteró hoy ante la justicia que se trató de un accidente el hecho por el que permanece detenido su marido Ignacio Buzali, acusado de atropellar a dos motociclistas al creer que eran delincuentes, aunque la querella sostuvo que esta declaración tuvo “muchas contradicciones”, por lo que la denunciarán por falso testimonio.

Píparo prestó esta tarde declaración testimonial ante la fiscal penal de La Plata, María Eugenia Di Lorenzo, quien instruye la causa caratulada como “tentativa de homicidio” y que tiene a Buzali (47) como único imputado.

Al salir de la fiscalía platense, la legisladora aseguró a la prensa que su marido “es una persona incapaz de dañar a alguien”.

“En todo momento sentimos riesgo de vida, en todo momento quisimos escaparnos de ese riesgo porque las personas que nos siguieron nunca depusieron esa actitud de violencia”, explicó.

Y agregó: “Nunca nos permitieron parar. Nosotros fuimos quienes paramos ante la presencia de la Policía y el control municipal.”

Píparo también dijo que en el expediente “quedó confirmado que están todas las llamadas al 911”, las del robo y las que ella hizo cuando iban detrás de los motociclistas que pensó que le habían robado.

Sin embargo, Martín de Vargas, abogado de uno de los jóvenes atropellados, explicó esta tarde a la prensa que en su declaración la legisladora y funcionaria municipal “incurrió en muchas contradicciones que no coinciden con los elementos aportados a la causa”.

“Las cosas no son como ella las relata y por eso si la fiscal no lo hace de oficio mañana vamos a radicar una denuncia por falso testimonio”, detalló el letrado a la salida de la fiscalía platense.

El abogado precisó que “la forma en la que describe la maniobra de las motos no coincide con los videos e insiste en que es un accidente y que intentaron evitar una emboscada frente a sujetos peligrosos aunque no vieron armas”.

El letrado dijo que en su declaración la también funcionaria municipal de La Plata “en ningún momento se mostró arrepentida de lo que hizo”.

“Hubiera sido grato que se preocupara por el estado de las víctimas y le pidiera disculpas”, graficó.

En tanto, Matías Píparo, hermano de la legisladora, también prestó esta tarde declaración testimonial ante la fiscal Di Lorenzo. 

Píparo denunció haber sido asaltada por “motochorros” la madrugada del 1 de enero último en la calle 47, entre 15 y 16, de la capital bonaerense, en momentos en que iba con su esposo a llevar a su suegro a su casa.

Según la legisladora, tras ello y cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L negro con techo blanco, volvieron a ser interceptados por los que creyeron que eran los mismos “motochorros” que los habían asaltado, por lo cual embistieron a una de las motos en las calles 31 y 28 y luego escaparon del lugar.

La pareja se alejó en el auto sin asistir a los dos jóvenes, identificados como Luis Lavalle (23) y un adolescente de 17 años, quienes tripulaban la moto y que resultaron heridos.

El viernes 9 de enero y a pedido de la fiscal Di Lorenzo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 17 de La Plata, Buzali fue detenido como acusado del “doble homicidio en grado de tentativa” de estos motociclistas.

En su declaración indagatoria afirmó que “lo que pasó fue un infortunio y un accidente”, que “jamás” quiso “lastimar a nadie”, y que al momento del hecho estaba “nervioso, abrumado y temeroso” pero “no enojado” ni alcoholizado.

Para la fiscal Di Lorenzo, Buzali conducía a “toda velocidad” y embistió “de lleno” a las víctimas, y que no se advirtió “ninguna maniobra de esquive”.

Por su parte, la jueza de Garantías Marcela Garmendia rechazó el martes de la semana pasada dos pedidos de excarcelación interpuesto por los abogados de Buzali por considerar que existen riesgos procesales si el acusado recupera la libertad.

Ante esta situación, los abogados defensores Fernando Burlando y Fabián Améndola recurrieron el fallo de la magistrada ante la sala de feria de la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata.