Así lo pidieron desde el Consejo Argentino para la Inclusión de las Personas con Discapacidad. Aseguran que la tasa de letalidad de las personas con alguna discapacidad es tres veces superior al de la población en general.

El Consejo Argentino para la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Caidis) pidió que las personas que integran ese colectivo sean consideradas como prioridad en la campaña de vacunación contra el coronavirus.

Pese a ser consideradas grupos de riesgo, para el cronograma de vacunación “no tienen prioridad inmediata a pesar de que su tasa de letalidad es tres veces superior al de la población en general”, expresó hoy el Consejo Argentino para la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Caidis), desde donde se solicitó que se atienda de manera urgente su inclusión en las etapas más tempranas del plan de inoculación.

“En Argentina hay 5 millones de personas con discapacidad, todas con características distintas”, señalaron en un comunicado, y añadieron que “el colectivo de personas con discapacidad es amplio y heterogéneo: discapacidad visual, auditiva, motora, intelectual”.

Señalaron que “esto, relacionado con la edad, complejiza los mayores o menores riesgos de ser afectados por el Covid 19”. “En muchos casos la discapacidad viene asociada a una enfermedad de base y en otros no, por lo que son diferencias que deben ser contempladas”, indicaron.

La Agencia Nacional de Discapacidad (Andis) informó que la tasa de letalidad entre el colectivo de personas con discapacidad es del 7%, aproximadamente tres veces superior que el registrado por la población en general.

Desde Caidis precisaron que la resolución 627/2020 del Ministerio de Salud especifica quiénes son consideradas personas de riesgo, y en ella se encuentran las personas con Certificado Único de Discapacidad (CUD) aunque “no se advierte que tal consideración sea tenida en cuenta al momento de adoptar decisiones” sobre la vacunación, explicaron.

“Por lo menos no se menciona así en la estratificación de prioridades vacunales que establecen las autoridades sanitarias nacionales, ni tampoco hay mención dentro de los grupos que necesitan reforzar los cuidados”, explicó Daniel Ramos, presidente del Caidis.

Luego, resaltó que “deberían ser incorporadas y que sería importante se considerara a las personas con discapacidad dentro de la población objetivo en la campaña de vacunación en las etapas más tempranas, así como también a las personas que proporcionan sus cuidados”.

Según Ramos, “es necesario que se extienda la campaña de vacunación (por coronavirus), que ya comenzó en las residencias geriátricas, también a las residencias que albergan a personas con discapacidad y posteriormente a los centros ambulatorios de atención a personas con discapacidad”.

Citó como ejemplo lo que sucede en Cataluña, España donde el Departamento de Salud de la Generalitat comenzó la semana pasada a vacunar a los colectivos de personas mayores de 80 años y al mismo tiempo a personas con discapacidad que viven en residencias o en sus domicilios.

El presidente de Caidis, por último, consideró que el colectivo de personas con discapacidad está “siendo postergado en el orden de prioridades de políticas sanitarias”.