Julio es un mes que el ciclo #Hablemosde le dedicará al Cabernet Franc. Una vez más, el objetivo es conocer la historia del varietal, características que tomó en Argentina, modernas formas de elaboración, de la mano de reconocidos enólogos, ingenieros agrónomos y bodegas. Participan Mariano Di Paola (Rutini) Alejandro Sejanovich (Manos Negras), Leo Quercetti (MonteQuieto), Juan Pablo Michelini (Zorzal), Martín Kaiser (Doña Paula) y Sergio Case (Trapiche).

Los vivos se harán por Instagram, en mi cuenta @gabriela.malizia todas las charlas son a las 20 horas!

Una vez más el ciclo tiene un objetivo solidario, comprar elementos sanitizantes para geriátricos y hospitales. Todo se hace posible gracias al aporte de las bodegas y el apoyo de Hillebrand especialista en logística de vinos argentinos y Lallemand, líder en biotecnología para la industria del vino.

Si te interesa profundizar más en estos grandes vinos, no te pierdas esta agenda:

  • Martes 21/7 Alejandro Sejanovich. Manos Negras.
  • Miércoles 22/7 Martín Kaiser. Doña Paula.
  • Viernes 24/7 Juan Pablo Michelini. Zorzal (en el horario de las 19)
  • Martes 28/7 Sergio Case. Trapiche.
  • Miércoles 29/7 Javier Loforte, Pulenta Estate

Para ir estudiando

Orígenes. Es el papá del Cabernet Sauvignon, y aunque menos famoso que su célebre hijo, el Cabernet Franc (del que hay mil historias para contar) es mucho más añejo; sus raíces se hunden en la Edad Media, cuando se cree que nació de una vitis antes reconocida como Labrusca (de mesa), pero luego se reconoció como vinífera, la Magdeleine Noir de Charantes, y que por este romance nacieron el Merlot y del Cot, este segundo origen de nuestro Malbec.

Historia. El Cabernet Franc según se cree entró a Burdeos (donde forma parte del famoso corte bordelés y donde tiene la mayor superficie cultivada del mundo) en el siglo XVII proveniente del Valle del Loira. Dejada a cuidado en la abadía de Bourgueil, tomó el nombre del monje que la cultivaba, Bretón, uno de los nombres con el que se la conoce, además de Bouchy en Basses-Pyrénées, otro de sus muchos bautismos.

Superficie. Elaborado como monovarietal en múltiples etiquetas, o blendeado con Malbec y Cabernet Sauvignon en muchos vinos de renombre, el Cabernet Franc viene pisando fuerte desde hace más de una década. Hoy hay alrededor de 1100 hectáreas cultivadas, el 74% en Mendoza y más del 50% en el Valle de Uco. Es la octava variedad tinta apta para elaboración de vinos en el país.