El futbolista argentino y su técnico en el Atalanta se acusan mutuamente de agredirse físicamente.

Tras su salida de Atalanta para arribar al Sevilla, Papu Gómez dejó un notable legado en Bérgamo, Italia. Pero ahora un escándalo lo tiñe de dudas.

En una entrevista a La Nación, el futbolista señaló que el técnico Gian Piero Gasperini intentó agredirlo. “Me tuve que ir del club. Me esperaba una disculpa del técnico que jamás llegó. Yo me equivoqué en algo, lo asumo, porque en un partido de Champions contra un equipo de Dinamarca, el Midtjylland, lo desobedecí en una indicación táctica”, reconoció el volante.

“Faltaban diez minutos para que terminara el primer tiempo y me pidió que jugase por la derecha, mientras que yo estaba jugando muy bien por la izquierda. Y le dije que no. Ahí ya supe que en el descanso me iba a sacar, y así fue. Pero en el vestuario del descanso se sobrepasó, cruzó los límites e intentó agredirme físicamente”, denunció el futbolista argentino.

Como era de esperar, semejantes declaraciones no tardaron en obtener respuesta del entrenador, que en palabras publicadas por TMW también fue contundente: “Sus comportamientos en el campo y fuera se habían convertido en inaceptables para el entrenador y los compañeros. La agresión física fue suya, no mía. Pero el verdadero motivo por el que se fue de Bérgamo es por una falta grave de respeto a los propietarios del club”.


-->