El español consiguió la medalla luego de superar al serbio, pero todo no quedó ahí y se quejó de las actitudes del número 1 del mundo durante el partido

Luego de derrotar a Novak Djokovic por 6-4, 6-7 y 6-3, Pablo Carreño Busta consiguió quizás el mejor logro de su carrera. El español de 30 años tuvo una semana brillante y colgó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. El duelo con el serbio fue muy intenso y el número 1 del mundo no se bancó que lo superaran. 

Ante esto, el español fue sincero y reconoció su malestar por las actitudes de Nole ya que no recibió no recibió ninguna reprimenda por la primera rotura de raqueta, aunque sí  por la segunda (le dieron un simple warning o advertencia): “Pensaba que le había pitado dos, pero parece ser que lanzar la raqueta al segundo anfiteatro no es suficiente como para pitarle un warning”.

“Parece que a veces las reglas son difíciles de aplicar cuando juegas contra el número uno del mundo”, dijo y agregó: “Todas estas cosas son consecuencia de que está viendo que el partido peligra, que soy un rival difícil y no ve las cosas claras. Yo tuve que pensar en positivo y crecí con ello. A partir de ahí Novak es un jugador excelente, lo ha demostrado muchas veces”.

“Las sensaciones que he tenido en la pista no las había tenido nunca y he ganado Copa Davis y títulos ATP. He ganado muchas cosas pero como esta nunca. Esta medalla, aunque es de bronce, me sabe como un título”, cerró el español que ocupa el undécimo lugar en el ranking mundial de la ATP.


-->