Una reunión de amigos clandestina realizada en una vivienda del barrio Milack Navira, de San Roque, en Maipú, ha prendido las alertas del Ministerio de salud de la provincia. Ya que en ese evento se habrían juntado una cantidad de personas a determinar.

La reunión fu desbaratada prematuramente por la Policía de Mendoza, gracias al accionar de los vecinos que denunciaron la situación.

Según testigos, al llegar la policía y el fiscal Bazán al domicilio donde se llevaba a cabo la reunión, el único que salió de la vivienda fue el dueño, mientras que el resto permaneció escondido dentro de la casa.

Por ese motivo, el hombre fue imputado, mientras que el resto tendrán que asistir a declarar.

La cantidad de gente no se puede dimensionar, no pensamos que sean demasiados, pero no salieron. Se los llamó a declarar según la terminación de la titularidad de las patentes de los autos”, explicó Fernanda Lacoste, coordinadora del Comité de Emergencia Sanitaria de Maipú.