La jueza Loretta Preska avaló el reclamo de dos fondos que no ingresaron en los canjes de 2005 y 2010. Al país le quedan juicios por cerca de USD300 millones vinculados al default de 2001.

En medio del entusiasmo que generó la nueva propuesta de reestrucutración presentada por la cartera que conduce Martín Guzmán a los acreedores formalmente ayer, el Gobierno recibió hoy un revés por parte de la justicia estadounidense. 

La juez del distrito sur de Nueva York, Loretta Preska, ordenó a la Argentina pagar USD224,2 millones a tenedores de bonos defaulteados en 2001, que habían decidido no ingresar en los canjes de 2005 y 2010.

La magistrada determinó que el Estado argentino deberá abonar USD156,3 millones al fondo Trinity Investments y USD67,9 millones a Attestor Master Value, según el fallo que fue publicado por el analista Sebastián Maril en su cuenta de Twitter.

Según destaca Maril, la sentencia no especifica si se abonará con reservas.

La juez Loretta Preska fue quien reemplazó a Thomas Griesa tras su fallecimiento. Entre los casos abiertos en los tribunales estadounidenses contra la Argentina, la funcionaria tiene en sus manos la demanda por la expropiación de YPF, sobre la que se esperan novedades en breve tras el pedido de Discovery realizado por los litigantes.

Tras el fallo de hoy, al Estado argentino le quedan juicios por cerca de USD300 millones (sin contar intereses) relacionados con el default de 2001. La mayoría de los litigios habían sido dados de baja tras un acuerdo alcanzado por el Gobierno de Mauricio Macri con distintos holdouts entre 2015 y 2016.