¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Datos y curiosidades sobre la cordillera de los Andes

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

27° Mendoza

Martes, enero 31, 2023

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$193,2500

Dólar Ahorro/Turista

$339,62

Dólar Blue

$383,00

Dólar CCL

$369,52

Euro

$202,7721

Riesgo País

1806

27° Mendoza

Martes, enero 31, 2023

RADIO

ONLINE

Datos y curiosidades sobre la cordillera de los Andes

Según algunas investigaciones científicas, los Andes se están «achicando»

Redacción
06/10/2022 17:34

 

La cordillera de los Andes es un importante sistema montañoso cuyo nombre tiene varios significados etimológicos, siendo el más aceptado el vocablo quechua anti que significa «cresta alta».

Esta imponente columna de montañas se extiende por más de 7.000 km a través de países como Argentina, Colombia, Perú, Venezuela, Chile y Bolivia. Esta cordillera tiene una gran variedad de terreno, incluyendo volcanes, glaciares y cañones; características aparejadas a una rica diversidad de flora y fauna. También, destaca por el hecho de ser de esencial importancia histórica y económica, formando parte del ecosistema de muchas regiones de relevancia mundial.

Esta cordillera tuvo su origen gracias al movimiento de las placas tectónicas, más precisamente, por la subducción de la placa oceánica bajo la placa sudamericana; el hecho de que existan zonas de intensa actividad volcánica en esta cadena montañosa se debe al fenómeno de la subducción y sus consecuencias. Sus cuatro zonas conocidas son: zona volcánica norte, que incluye a Colombia y Ecuador; área volcánica del sur, que incluye a Argentina y Chile; zona volcánica central, que incluye Argentina, Perú, Bolivia y Chile, y área volcánica del sur, que incluye a Chile y Argentina.

 

 

Hablamos de una geografía simplemente hermosa y alucinante, famosa por sus altos picos, con los volcanes más altos y el nevado más hermoso del mundo, pero curiosamente, según algunas investigaciones científicas, los Andes se están «achicando». Según los geólogos Andrés Folguera y Víctor Ramos, del Departamento de Ciencias Naturales Precisas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), algunas zonas de la cordillera están perdiendo altura.

«Encontramos que partes de los Andes están pasando por un ciclo de colapso que comenzó hace unos 6 millones de años», asegura Folguera, cuyo estudio fue publicado en la revista Tectonophysics. Los expertos dijeron que la disminución se produjo en las provincias argentinas de Mendoza y Neuquén. En otras zonas, sin embargo, las cadenas van en aumento, como es el caso de la zona de San Juan.

«Los Andes todavía "están vivos"», explicaron los investigadores, y agregaron que, a diferencia de la mayoría de las cadenas montañosas del mundo antiguo, esta cordillera, que bordea el Océano Pacífico a lo largo de unos 7.500 kilómetros, siempre está arriba a pesar de los cambios naturales.

¿Por qué este cambio? La razón principal que explica el crecimiento o descenso de las montañas tiene relación con las capas subterráneas de la tierra; se debe a las características geológicas del ángulo de introducción del fondo marino debajo de la placa continental. Este proceso ya mencionado (la subducción), hace que el pico suba a medida que el ángulo de introducción se vuelve más horizontal, y se hunde a medida que el ángulo se vuelve más pronunciado. Formados por el fondo del Océano Pacífico, los Andes se introdujeron bajo el continente sudamericano a un promedio de unos 30 grados, expresó Folguera en sus estudios.

 

 

Los especialistas dicen que cuando estas regiones laterales se inclinan hacia atrás, un proceso que ocurre cada 5 a 10 millones de años, los sistemas montañosos que sirven de sostén «colapsan». Entonces, ¿por qué ocurren estos cambios durante la subducción? Según Forgera, es un hecho controvertido. Lo que se sabe es que sucedió en algunas de las montañas argentinas hace unos 6 millones de años y es un proceso que aún continúa.

¿Significa esto que parte de los Andes podría desaparecer? «Teóricamente sí», dijo el geólogo, y añadió: «Estos sumideros en ocasiones daban paso al océano. Así se formó, hace 26 millones de años, el Pasaje de Drake, la franja de agua que separa las Américas de la Antártida. En teoría, este proceso inverso podría crear montañas más altas que el Aconcagua, el punto más alto de América».

Sin embargo, Folgera explica que es poco probable que la acción de la gravedad forme montañas de más de 8 kilómetros, lo que se considera un tamaño crítico. Pase lo que pase, ni nosotros ni nuestros hijos ni los hijos de nuestros hijos viviremos para verlo.

«Se verán cambios en unos 20 a 30 millones de años… a medida que los humanos evolucionen hacia otros animales», dijo con humor el científico.