Se confirma que el rosarino no faltará a la decisiva cita contra el Bayern. Dembélé también participa en el entrenamiento y estará en Lisboa

El astro argentino Lionel Messi entrenó hoy con un vendaje en el tobillo izquierdo, producto del golpe que sufrió el sábado pasado en el partido ante el Napoli, por los octavos de final, pero igualmente podrá estar presente en la formación del Barcelona que se medirá el viernes con el Bayern Munich, en Lisboa, en el cruce excluyente de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

El capitán del seleccionado argentino tomó parte del ensayo que diagramó el entrenador Enrique “Quique” Setién en la Ciutat Esportiva de Sant Joan Despi, del Barcelona, luego de haber gozado de una jornada de descanso y para comenzar a preparar el cruce ante los alemanes del viernes próximo, al que se considera “una final anticipada” por tratarse de dos de los equipos más grandes de Europa.

Messi entrenó con absoluta normalidad más allá del vendaje en el tobillo izquierdo como precaución, debido al fuerte golpe que recibió del defensor del Napoli Kalidou Koulibaly el sábado, en el partido de octavos que los catalanes ganaron por 3 a 1.

“Leo está recuperado y no hay dudas de que jugará en Lisboa ante el campeón de la Bundesliga”, publicó el periódico catalán Mundo Deportivo.

El Barcelona someterá a su plantel esta tarde a nuevos test de coronavirus como parte de los protocolos sanitarios que exige la UEFA y el viaje a Lisboa está previsto para el jueves, es decir 24 horas antes del partido ante los alemanes.