Con una capitalización superior a los u$s30.000 millones, Mercado Libre no sólo es la empresa más importante de la Argentina, sino que además es el sostén de una gran cantidad de pequeñas y medianas empresas que venden a través de su marketplace.

Según datos del unicornio, en Argentina hay 850.000 Pymes que aportan el 70% de la capacidad laboral, más de la mitad de las ventas y más del 30% del valor agregado que genera el país.

Atenta a la inmensa importancia del segmento, Mercado Libre anunció un programa de profesionalización para estas compañías a través de cursos presenciales y en línea que sirven también como “terapias de grupo” para sus dueños.

De esta manera, el gigante del ecommerce buscará que generen más empleo al permitir una expansión de su negocio. En simultáneo, puso en marcha un plan para ampliar la planta laboral puertas adentro, tanto en la Argentina como en el resto de Latinoamérica.

“Estamos creciendo significativamente en la región. Ya somos 9.600 y cerraremos 2020 con 14.500 personas, que implica crecer 51%. De este incremento, 1.500 posiciones serán en Argentina“, revela a iProUP Carolina Miranda, Talent Acquisition Director de Mercado Libre.

Así, la empresa mantiene sus ambiciosos planes en el país aunque represente poco menos del 20% de su negocio total, concentrado principalmente en Brasil y México. Y también pese a la tensa relación que mantiene por estas horas con el Gobierno.

Su CEO, Marcos Galperín, quien no ocultó su simpatía con la gestión de Mauricio Macri, está transitando la “luna de miel” del gobierno de Alberto Fernández con cautela, pese a que su negocio fintech sufrió algunas turbulencias regulatorias.

En efecto, tal como adelantó iProUP, personal de la Superintendencia de Entidades Financieras del Banco Central inspeccionan a Mercado Pago, el brazo financiero de la firma de Galperín que se encarga de las transacciones y del otorgamiento de préstamos.

Los funcionarios de la Subgerencia General de Cumplimiento y Control del BCRA asisten con regularidad a la compañía y hasta poseen una oficina asignada para controlar todas las cuentas. Además, tienen a las distintas áreas a su disposición para que le aporte la información requerida.

Por otro lado, el organismo dirigido por Miguel Pesce lanzó otras medidas para regular a las billeteras virtuales y otras fintech en general, pero que golpean a Mercado Pago en particular como una forma de “controlar al más grande“. Más allá de esto, sus planes continúan.

Plan Pyme

Martín Blanco, gerente de desarrollo de vendedores de la empresa, resaltaque el 80% de quienes comercializan en la plataforma son minipymes, es decir, compañías con menos de 10 empleados.

Esto llevó a la firma a avanzar en implementaciones que les permitan mejorar su performance. La solución fue avanzar en la creación de una “Universidad para Pymes”.

La experiencia, que comenzó con un puñado de emprendedores, tuvo un resultado satisfactorio, por lo que el unicornio avanza en un cronograma de clases presenciales y online para llegar a pequeñas y medianas empresas de todo el país. Incluso, trabajan para llevar la iniciativa a México.

Se trata, en rigor, de un programa que combinará lecciones en las oficinas de Mercado Libre con una modalidad de educación online o e-learning. El objetivo, según el unicornio, es trascender el canal online de ventas y apostar a potenciar la experiencia omnicanal de muchos vendedores.