En medio de la presión sobre el presidente para que renueve su gabinete, los funcionarios de la Provincia de Buenos Aires sorprendieron con esta decisión.

El gabinete de ministros de la provincia de Buenos Aires puso a disposición del gobernador Axel Kicillof su renuncia. Así fue informado esta mañana por la ministra de Gobierno, Teresa García, en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.

“Nosotros hemos puesto a disposición nuestro lugar de responsabilidad al gobernador y el gobernador tendrá que tomar la decisión de elegir con qué equipo quiere seguir y con quién diseñará su gabinete futuro”, aseguró García.

La funcionaria bonaerense dijo que la decisión es lógica y responde a la responsabilidad que tienen todos los funcionarios que forman parte de la administración pública.

Días atrás, la gobernadora Alicia Kirchner tomó una decisión similar en su provincia, Santa Cruz, y le solicitó a todos sus ministros que presenten la renuncia. Se trata de dos movimientos políticos de dirigentes del riñón de Cristina Kirchner que le marcan la cancha al presidente Alberto Fernández, que se encuentra bajo presión del kirchnerismo para renovar su gabinete.

Juan Grabois, Luis D’Elía, Hugo Yasky, Andrés “Cuervo” Larroque, Amado Boudou, entre otros, manifestaron de manera pública la necesidad de que el Gobierno cambie el rumbo luego de la derrota en las elecciones.

“La derrota no es algo nacional, tiene que ver con todos, intendentes, gobernadores, si algo no funciona y la gente cree que no funciona no es responsabilidad de uno solo. Creo que ninguno de nosotros es imprescindible, todos somos reemplazables, y somos reemplazables en la medida que no interpretamos bien lo que la gente espera de nosotros”, señaló García.

La funcionaria fue más directa y aseguró que “todos los funcionarios públicos, después de una elección en la que uno es derrotado, tienen que poner a disposición de quienes conducen el destino de la provincia, o de donde sea, la renuncia”.

Consultada por el resultado del oficialismo en las PASO, García señaló que “se perdió porque hubo una amonestación de la sociedad respecto al funcionamiento de las cosas que le son imprescindibles”, y afirmó que mucho tuvo que ver las consecuencias de la pandemia como “la pérdida de trabajo informal, sectores muy afectados”. “Hubo múltiples razones, también el bajo nivel de gente que fue a votar”.


-->