Mendoza te cuenta NATURALEZA Domingo, 29 de Setiembre de 2019

El aguaribay

Es un árbol de toda América del Sur, que folklóricamente se ha metido con profundidad en nuestras formas y decires.

Domingo, 29 de Setiembre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Domingo, 29 de Setiembre de 2019 | Es un árbol de toda América del Sur, que folklóricamente se ha metido con profundidad en nuestras formas y decires.

Aguaribay es una palabra de origen guaraní, derivada del vocablo, "aguará iba", o sea "fruta del zorro". Uno de sus pseudónimos es "molle", de "mulli" palabra de origen quechua. "Los Molles" es nombre de uno de los lugares turísticos más atractivo de Malargüe, rico en aguas termales. Otros nombres del árbol en América es gualeguay y anacahuita. Su nombre científico es "Schinus molle" También recibe la denominación de "Falso pimiento" y entre nosotros, definitivamente, "Pimiento Aguaribay".
Es bello, frondoso, de ramas colgantes, con alguna similitud con el sauce. Sufrido y sufriente es tolerante a la sequía y a las altas temperaturas, resistente y perenne, aunque lo hieren las heladas. Puede llegar a alturas de quince metros y por su muy ponderado valor ornamental ahora es árbol del mundo. Se lo cultiva en todos los continentes aunque en algunos lugares es considerado planta invasiva.
Las abuelas del campo lo saben, la corteza del aguaribay es buena para preparar ungüentos cicatrizantes. Sus hojas y frutos sirven para aliviar el dolor de caries, contra la retención de orina, como analgésico y antiinflamatorio, también para aliviar el reumatismo y la ciática. Sus semillas se emplean como «pimienta rosada». Al frotarse en la piel genera una sustancia que aleja a los mosquitos.
De las hojas y la corteza se extrae un aceite esencial (bálsamo) el cual es utilizado en dentífricos, perfumes y jabones como materia prima industrial. Las hojas se emplean también en la obtención de tintes naturales para tejidos en la región andina. Las hojas del aguaribay son usadas para darle amarillo a los tejidos nativos. En Ecuador y Perú se saca de él una especie de chicha y también se produce una especie de arrope. En las "Crónicas de Arequipa" se puede leer una receta muy curiosa que lo incluye "Como secreto para combatir la ictericia recomiendan: ir muy de mañana al pié de un aguaribay y "dando la espalda al sol", orinar sobre un algodón y con el algodón en la mano dar tres vueltas alrededor. de la planta". Puede que resulte.
El aguaribay pertenece al paisaje de nuestro campo, también de nuestras plazas y paseos. Tiene cientos de historias cuyanas para contar y bajo su sombra muchas sobremesas de domingo se han extendido hasta el ocaso en la sana mansedumbre de la tonada.
Tantas veces he cantado
bajo tu techo de ramas
que en tus hojitas anidan
las alas de mis tonadas.

Seguí leyendo