Mendoza te cuenta FOLKLORE Domingo, 22 de Setiembre de 2019

El cogollo

Hay varias definiciones para la palabra cogollo: parte interior y más apiñada de las hortalizas; brote que nace de ciertas partes de árboles y plantas; lo más selecto e importante de algo y  hasta la flor y el fruto de la marihuana.

Domingo, 22 de Setiembre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Domingo, 22 de Setiembre de 2019 | Hay varias definiciones para la palabra cogollo: parte interior y más apiñada de las hortalizas; brote que nace de ciertas partes de árboles y plantas; lo más selecto e importante de algo y  hasta la flor y el fruto de la marihuana.


Me gusta lo del brote, el del retoño en todo caso, como para darle explicación a lo que ocurre con nuestro canto esencial. Porque entiendo al cogollo como un desprendimiento florido del árbol de la tonada, parecerá una contradicción, pero una forma distinta de seguir diciendo lo mismo. El cogollo habita el patio del fondo de la tonada y casi es corolario y casi moraleja. Sabe el cuyano que escucha que, invariablemente, el canto habrá de resolverse en cogollo y que existen muchas posibilidades de que sea nombrado y entonces aguarda el final con expectativas y algún vaso de vino cercano calculando pagar el homenaje.
No es una simpleza el cogollo, junto con él va envuelta toda la tonada y no todos los días se recibe de regalo una canción.
Sus contenidos son variables, puede que hable del amor, la dueña de casa es segura destinataria de algunos, la amistad es sin dudas la que es atendida con mayor esmero. Es casi un bautismo, el cogollo, porque con el diploma de cogollo uno se recibe de compadre, empieza a ser un cachito más que amigo.
Pero no es gratuito, debe pagarse el cogollo,  la moneda es el vino. Es dable preguntarse cómo hacen los cantores para aguantar, sin entrar en situación de beodez, tantos pagos que les hacen en una noche de tonadas.
Cuando el cogollo no tiene nombre y apellido el cogollo es de todos: "Todos los presentes vivan, / todos los presentes vivan / ojalá yo encuentre el modo / de agrandar estos dos brazos / para abrazarlos a todos". Entonces el aplauso se hace multitudinario y el escenario se puebla de un público copado con el canto y copado de vino. ¡Linda mezcla sucede! Canto, amistad y vino. Casi que uno no puede pedirle nada más a la vida.  Porque estamos hablando de la tonada, la canción que identifica a Cuyo y no es canto menor. Y entonces que venga la tonada a dedicarse, que se multipliquen los compadres, y que el vino inigualable de este país de los brindis sea un enorme cogollo cada noche.

Que vivan los mendocinos,
que vivan los mendocinos
que mi cogollo reclama,
ustedes son los que alientan
mi sol da cada mañana.
Con la tonada dichosa
me bebo a toda Mendoza
y me los llevo en el alma.

Seguí leyendo