Mendoza te cuenta EL CEMENTERIO DE LOS ANDINISTAS Domingo, 18 de Agosto de 2019

Mensajes del cielo

Es un lugar muy especial, pero muy especial, tal vez un sitio que alberga una contradicción, porque es un canto a la vida que parte desde la muerte: El Cementerio de los Andinistas, en Puente del Inca.

Domingo, 18 de Agosto de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Domingo, 18 de Agosto de 2019 | Es un lugar muy especial, pero muy especial, tal vez un sitio que alberga una contradicción, porque es un canto a la vida que parte desde la muerte: El Cementerio de los Andinistas, en Puente del Inca.


Primitivamente era el cementerio donde enterraban a los trabajadores ferroviarios que murieron construyendo el ferrocarril trasandino. El primer andinista en ser enterrado allí fue el oficial Británico Basil Morden en 1928, quien murió intentando subir la pared norte del Aconcagua. Así comenzó la historia del llamado "Cementerio de los andinistas".
Al principio fueron enterrados los cuerpos de andinistas que nadie reclamaba, pero después fueron los propios andinistas los que instruyeron a los suyos, que, en caso de muerte, querían descansar allí. Entre los más conocidos de sus inquilinos de encuentra nuestro querido Bernardo Razquin; Nicolás Plantamura, el primer argentino en hacer cumbre en 1934, y la francesa Adriana Bance, primera mujer en llegar a la cumbre del coloso en 1940. El lugar está esperando mayor cuidado por parte de los mendocinos, es un lugar turístico especial y un sitio de cercanía a la eternidad, merece atención. Si bien se trata de un cementerio su atmósfera no es de muerte ni de dolor, al contrario, reina una paz con sonrisas de amor. Porque las leyendas que están escritas en las tumbas son un canto de esperanza que aun partiendo del dolor nos reconfortan con la vida. Transcribimos algunas leyendas que muestran las tumbas:

"No hay final, cada momento es el comienzo de la eternidad".

"Aunque tu cuerpo no descanse aquí, tu alma vaga libremente por la montaña".

"No te pido, Señor de las alturas, vida larga y feliz, de honores llena. Si no que me conserves la energía para que volver pueda, día tras día, a mis viejos caminos de nieve".

"Solo nos queda lo que dimos".

"Se abrió ese paréntesis tan temido. Para cuando este se cierre, nuestro amor se verá enriquecido antes la presencia de Dios".

"En cada cumbre el viento nos traerá su recuerdo".

Debajo de varios nombres:
"Ellos están pura y simplemente, escalando".

"Nadie se va del todo, mientras no muera la palabra que llamando, llamando, lo trae".

"Tanta es la atracción que ejerce la montaña sobre mi espíritu que cuando alcanzo la cumbre soy un ser elegido, y cuando no, un privilegiado".

"Todo puede hundirse en la niebla del olvido, pero cuando la niebla se despeja, el olvido está lleno de memoria".

Seguí leyendo