Mendoza te cuenta FLORA Domingo, 11 de Agosto de 2019

Jarilla: la flor provincial

Resulta que hace un tiempito atrás la gente de la Dirección de Recursos Naturales Renovables tuvo una flor de iniciativa. Determinar, por elección entre los mendocinos, la flor provincial.

Domingo, 11 de Agosto de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Domingo, 11 de Agosto de 2019 | Resulta que hace un tiempito atrás la gente de la Dirección de Recursos Naturales Renovables tuvo una flor de iniciativa. Determinar, por elección entre los mendocinos, la flor provincial.

Había varias candidatas, flores de candidatas diría yo: la flor del algarrobo, la flor del retamo, la flor de Guaymallén (eres del prado la más hermosa), la flor del chañar, la flor del cactus, y la "flor de curda te agarraste" que es muy usada en las madrugadas de festivales. Pues bien, la elección de los menducos fue contundente: la jarilla, más precisamente la jarilla cuneifolia, la de flores amarillas. Desde el año 2007, se declara por Ley Provincial 7618 a la Flor de la Jarilla como Flor Provincial Mendocinas y se instituye al 10 de noviembre como Día de la Flor Provincial. Es merecido el reconocimiento. La jarilla ha venido acompañándolo al menduco durante siglos en este asunto de habitar con alguna bondad el desierto. Le ha servido de leña (un asado con jarilla es incomparable); le ha servido para hornear; le ha servido como medicina casera, por su riqueza en yodo y potasa, por lo que cura el reuma, la ciática, la artritis, y hasta sirve para quitar el olor a patas y para ahuyentar sabañones, que eran unas cosas dolorosas que se usaban en los dedos cuando Mendoza todavía tenía invierno. Y por si fuera poco los investigadores de la Facultad de Medicina de la UNCuyo han descubierto que la jarilla está entre una serie de vegetales bondadosos que pueden ayudarnos a combatir el cáncer. ¿Qué más se le puede pedir a una plantita nuestra, a una flor del nosotros? Nada más. Al contrario tendríamos que darle al menos el recuerdo que alguna vez Hilario Cuadros plasmó en una canción:
¡Jarillero!... ¡Jarillero!... Jarilla fresquita le vendo señora de los ojos negros, de chapeca larga y ondeado cabello... Esos ojos negros a este jarillero le han quitado el sueño.

Seguí leyendo