¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

La Ciudad de Mendoza se mete en la pelea contra el dengue

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

7° Mendoza

Viernes, mayo 17, 2024

RADIO

ONLINE

7° Mendoza

Viernes, mayo 17, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

La Ciudad de Mendoza se mete en la pelea contra el dengue

En este contexto de aumento de casos, el municipio lleva adelante diversas acciones y comparte consejos para evitar la propagación del virus.

Redacción
18/03/2024 20:34
PUBLICIDAD

La Ciudad de Mendoza trabaja intensamente en la lucha contra el dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos, cuyos casos han aumentado en la provincia. Con el objetivo de erradicar y controlar estos casos que se están produciendo, la municipalidad está llevando a cabo una campaña integral de prevención y concientización en toda la comunidad.

La colaboración de todas las personas es fundamental para detener la propagación del dengue. Así, se solicita a los ciudadanos tomar medidas preventivas en sus hogares, como eliminar los criaderos de mosquitos, desmalezar y mantener patios o jardines desinfectados. Estas acciones son vitales para reducir el riesgo de contagio y cortar la cadena de transmisión del virus.

La curva ascendente a partir de las primeras semanas de marzo incita a que entre todos trabajemos para controlar la propagación del mosquito y de la enfermedad. Con su circulación en toda la provincia, es crucial tomar medidas para evitar su extensión.

Asimismo, resulta de gran importancia solicitar atención médica ante la aparición de indicadores de dengue, como fiebre repentina acompañada de otros síntomas no respiratorios. La detección temprana y el tratamiento adecuado son clave para prevenir complicaciones graves.

Además de las medidas preventivas en los hogares, la Ciudad de Mendoza está trabajando desde el área sanitaria y la Dirección de Salud, mediante los partes de casos sospechosos y confirmados de dengue, provenientes de la información oficial de epidemiologia provincial.

Por cada caso informado, se activa un procedimiento llamado «bloqueo», que consiste en visitar los domicilios ubicados dentro de un cuadrante de 8 manzanas alrededor del caso reportado. El objetivo de estas visitas es reforzar las medidas preventivas domiciliarias y detectar otros posibles casos con síntomas febriles compatibles con el dengue. En tanto desde zoonosis provincial, se ingresa al domicilio del caso sospechoso o confirmado a fumigar con una sustancia específica.

La Ciudad hace un llamado a toda la comunidad a unirse en esta lucha contra el dengue. Con acciones preventivas, concientización y trabajo conjunto, podemos proteger la salud de todos y reducir el riesgo de contagio en nuestra comunidad.

Por tanto, las medidas personales de protección sugeridas a la población son:

Eliminar todo recipiente en desuso que pueda acumular agua (botellas, latas, neumáticos, etc.) dentro y fuera de las viviendas, lugares de trabajo y comercios, entre otros.

Tapar, cubrir y/o resguardar todo recipiente o envase que se utilice para recolectar y almacenar agua de lluvia o agua potable para usos varios como las cisternas, tanques, aljibes, baldes, piletas de natación, etc.

Cepillar y limpiar:

-Paredes internas de recipientes que contienen agua, como bebederos de animales y colectores de agua de aires acondicionados.

-Canaletas y desagües.

-Piletas de natación (además de que estén cloradas y tapadas cuando no se utilizan).

-Patios y jardines (desmalezarlos).

-Renovar diariamente el agua de floreros o bebederos de animales. Lavarlos con esponja.

-Poner arena en portamacetas para absorber el agua de las plantas.

-No arrojar basura en calles y baldíos.

-Arrojar agua hirviendo en canaletas y rejillas.

-Luego de una lluvia, revisar objetos que acumulen agua.

Por otra parte, para evitar ser picada/o por un Aedes aegypti, se recomienda:

Colocar tela mosquitera en las ventanas y puertas de las viviendas.

Proteger camas, cunas y cochecitos de bebés con tela tipo tul.

Utilizar ahuyentadores domiciliarios de mosquitos como tabletas, espirales, aerosoles, siempre de acuerdo a las recomendaciones del producto.

Usar repelentes dérmicos (cremas o aerosoles) según la edad y recomendaciones del producto.

Utilizar prendas que cubran brazos y piernas cuando se realizan tareas al aire libre.

Es importante recordar que la fumigación no es una medida de prevención, solo se utiliza ante la presencia de casos sospechosos y en el contexto de brote de la enfermedad.

Síntomas y tratamiento

De acuerdo al Ministerio de Salud de la Nación, son compatibles con la enfermedad del dengue los siguientes síntomas:

Fiebre de pocos días de duración (no más de 7), sin presencia de factores respiratorios y dos o más de los siguientes síntomas:

➔ Dolor de cabeza y dolor detrás de los ojos.

➔ Dolor muscular o en las articulaciones (en especial en muñecas y tobillos).

➔ Sarpullido.

➔ Irritación ocular.

➔ Malestar general.

En caso de presentar dos o más de los síntomas antes mencionados, es importante no automedicarse y acercarse al hospital o centro de salud más cercano. Además, se recomienda mantener una buena hidratación; mantener contacto diario con el equipo de salud; identificar la posible aparición de otros síntomas de alarma y, de tener un estado febril, extremar los cuidados para evitar picaduras del mosquito.

Sobre el dengue

Es una enfermedad infecciosa causada por un virus -del género flavivirus o estegomia calopus-, que es transmitido por mosquitos, principalmente por el Aedes aegypti. No se contagia por contacto directo de persona a persona, por saliva, leche materna, ni por compartir objetos, sino de forma directa en la transmisión del mosquito infectado a la persona expuesta. Y causa síntomas gripales, en ocasiones evolucionando hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal.

No todos los mosquitos transmiten dengue, pero es importante identificar al potencial contagiador, el Aedes aegypti. Se trata de un insecto de tamaño mediano, de color oscuro y líneas más claras en las patas y en el cuerpo. A diferencia de lo que se cree, no vive en aguas turbias, marrones u oscuras, como zanjas o acequias, sino en aguas claras y quietas, como las de floreros, baldes y bebederos de animales dentro de los hogares y sus alrededores.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD