¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Barloa le pone el lomo a la crisis

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

12° Mendoza

Jueves, septiembre 29, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$153,0000

Dólar Ahorro/Turista

$268,82

Dólar Blue

$290,00

Dólar CCL

$301,45

Euro

$143,0563

Riesgo País

2638

12° Mendoza

Jueves, septiembre 29, 2022

RADIO

ONLINE

Barloa le pone el lomo a la crisis

Hay horarios en que es difícil encontrar un lugar disponible. Es que en medio de la crisis la relación precio – calidad de sus lomos hacen de Barloa un lugar ideal para calmar el hambre con calidad. Desde hace más de 30 años en la clásica esquina de Morales y Av. San Martín solo cierra tres días en el año.

23/08/2022 09:32

Por Luis Martínez, Redacción Jornada

Es un clásico de Mendoza.

Cientos, miles de personas pasan por esa esquina tradicional a distintas horas para calmar el hambre en un clima familiar. Lomos y choris a las brasas acompañados con mayonesa y salsa casera que le da un toque especial e inolvidable. Es que justamente se trata de la familia de Humberto “Papito” Barloa la que trabaja en el lugar. Se reparten las tareas “somos 11 o 12 trabajando, mis hermanos, mis hijos, mis nietos, todos trabajando y, terminado el día, se le paga a cada uno como si fuera un empleado normal”, señaló.

Le preguntamos cómo fue el principio de todo y recurre una vez más a aquella ocasión en que siendo boxeador podía tener una chance mundialista, pero para eso debía tener la nacionalidad chilena a lo que se negó rotundamente, “Yo amo a mi Argentina”, afirmó.

Entonces comenzada la década del 80 debió agudizar el ingenio para darle de comer a sus 13 hijos, según nos dijo. “Antes hacía demoliciones (por eso la característica del local con puertas y ventanas distintas) y después empecé con una camioneta en otra esquina acá cerca en la estación de servicio a hacer choris y lomos y así con mucho esfuerzo en los 90 primero alquilé este lugar y después lo pude comprar”, rememora en medio de una noche de viernes a local lleno y con parrilla colmada atendiendo a su clientela.

Recién termina de fetear dos piezas de lomo ante el multitudinario requerimiento y le preguntamos cuántos kilos de carne consume en el mes “acá salen entre 700 y 800 lomos por día, la carne la compro en Santa Fe y otro poco acá en Mendoza. Consumimos unos 25/30 paquetes de pan con 30 panes por bolsa por día”, señaló al cuantificar lo que se produce por jornada en esa suerte de pyme familiar que no descansa. Y alcanza para todos le consultamos “sin duda que sí ya te digo termina el día y se le paga a cada uno como si fuera un empleado. Lo que tengo lo he hecho en mi país, amo a mi país”, afirmó.

“Es difícil pero ya tenemos nuestros proveedores”, dice cuando le consultamos como hace para capear el temporal de precios que nos trae esta situación inflacionaria en el país. “Tengo cámaras lo que nos permite tener stock y manejar los precios de otra manera”, cuenta.

Cuando pica el bagre a cualquier hora uno piensa en llegar al local, es que solo cierra tres días al año, el 24 de diciembre, el 1 de enero y el Viernes Santo, nos dijo “trabajamos todo el año. Solo cerramos tres días al año para las fiestas y el día que no se come carne, los demás días se trabaja todo el día”, nos cuenta orgulloso.

Se muestra satisfecho. Señala que todos han podido ir cumpliendo sus sueños o aspiraciones trabajando en el lugar, todos tienen su casa y han podido avanzar afirma orgulloso. Señala y dice “esos camiones son míos, tengo 10 camiones y he podido crecer”, indica señalando dos camiones estacionados en la esquina.

Empresarios, actores, músicos populares y no tanto con reconocimiento nacional e internacional han pasado por sus mesas y han degustado sus manjares. A quienes recuerda le preguntamos y nos dijo “Manu Chao, Karamelo Santo, los Enanitos Verde, Los Alfajores de la Pampa Seca, Pappo Napolitano entre otros tantos pasaron, comieron y tocaron acá”, señaló.

También está la vena solidaria del local. "Muchas veces le doy un lomo a los chicos que andan pidiendo, yo tengo 60 chicos a los que se les da de comer y ojalá estas puertas estén paradas para poder seguir haciéndolo porque yo sé lo que es pasar hambre", nos dice.

Esta no es una nota comercial, simplemente intenta reflejar una historia de vida, de esas duras donde a veces parece que se termina el camino y no hay salida, sin embargo, con ingenio y mucho esfuerzo se puede salir. Un buen mensaje en tiempos de crisis donde a veces no vemos el futuro y el horizonte se pone negro. Nunca bajar los brazos, ese es el mensaje del “Papito” Barloa y su familia.