Publicidad

19° Mendoza

Lunes, diciembre 06, 2021

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$106,2500

Dólar Ahorro/Turista

$175,94

Dólar Blue

$200,50

Dólar CCL

$219,17

Euro

$114,5637

Riesgo País

1779

19° Mendoza

Lunes, diciembre 06, 2021

RADIO

ONLINE

Analizan las aguas residuales en Las Heras para identificar brotes de coronavirus

17/05/2021 11:18

Investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo iniciaron un estudio de aguas residuales en el departamento mendocino de Las Heras con el objetivo de anticipar en qué zonas se producen brotes de coronavirus, lo que permitiría adelantar acciones preventivas en la población

El estudio se realiza luego de que a principios de este año el municipio firmara un convenio con la Facultad de Ciencias Médicas, de la UNCuyo, y Aguas y Saneamiento Mendoza (AySAM) para llevar a cabo el monitoreo en bocas cloacales del departamento con un sistema de alerta temprana, que consiste en toma de muestras y análisis de laboratorio, detallaron fuentes municipales.

Este procedimiento permite advertir con algunos días de anticipación la posible llegada de un brote y también mapear las zonas más complicadas, explicaron desde el municipio que integra el Gran Mendoza, y es una de las zonas consideradas en alerta epidemiológica por el Gobierno nacional.

Según indicó a Télam el intendente de Las Heras, Daniel Orozco, son ocho puntos del departamento de Las Heras los que se analizan, lo que es representativo de los casi 240 mil habitantes que tiene el departamento.

“A través de esos ocho puntos sabemos que número de familias pueden estar en una situación de alerta”, resaltó el intendente.

“Nosotros con catorce días de antelación aproximadamente podemos llegar a saber si hay una explosión (de casos) o no en un determinado lugar de Las Heras”, añadió Orozco, quien además es médico de profesión.

Por ello según explicó, comienzan en esos lugares “con la vigilancia epidemiológica y sanitaria” que además del envío de móviles sanitarios y la detección de personas con síntomas y comorbilidades incluyen la realización de desinfecciones en la vía pública, entre otras medidas de prevención.

“Sabemos que está demostrado por distintos estudios científicos que se puede establecer una tendencia de las concentraciones de Covid-19 en aguas residuales y anticipar un pronóstico de los casos que aún no tenemos declarados e inclusive, un posible brote”, había afirmado Orozco cuando firmó el convenio en enero pasado.

Las bocas de referencia, de donde se levantan las muestras, fueron estratégicamente elegidas para poder obtener una radiografía de la incidencia del Covid-19 en las zonas más importantes del departamento.

Si bien Las Heras es el primer municipio que pone en marcha el sistema de análisis de aguas residuales, la provincia cuyana ya lo comenzó a implementar el año pasado.

El docente e investigador de la UNCuyo y Conicet, Israel Vega que integra el proyecto, comentó a Télam que este “intenta tener una mirada de lo que ocurre a nivel de la comunidad de con la circulación del SARS-CoV-2 a partir del estudio de las aguas residuales”.

Explicó que en el proyecto, que comenzó entre abril y junio del año pasado, se focalizaron en dos grandes plantas de tratamiento que sirven al Gran Mendoza y que se llaman Campo Espejo y Paramillos.

Vega indicó que “tomando muestras semanales de esos dos lugares podemos hacer un seguimiento en el tiempo de lo que le va sucediendo a la población en términos de circulación viral”.

Sobre los resultados de ese primer estudio, el doctor en Ciencias Biológicas indicó que en las últimas semanas de julio y primeras de agosto detectaron por primera vez los positivos en el Gran Mendoza y adelantaron la ola y el pico que se produjo durante septiembre y octubre, pudiendo alertar con unas semanas de anticipación que estaba circulando el virus.

En tanto, el científico comentó que en el acuerdo específico que se firmó con el municipio de Las Heras “en vez de ir a muestrear a la plantas (de tratamiento de aguas residuales) sectorizamos y dividimos como bloques en función de las densidades poblacionales y tomamos muestras directamente de alcantarillados”.

Señaló que “no esperamos que llegaran a la planta de tratamiento sino que tomamos mucho antes y de esa manera pudimos tener una mirada de cuál era la carga viral en relación a la cantidad de gente de ese lugar”.

“Eso es interesante porque permite a los municipios y a los ministerios tomar medidas de donde hay que ir a hacer un testeo más concienzudo para detectar casos asintomáticos, o casos positivos que no cuentan con un diagnóstico porque aún no tienen síntomas o porque son leves o aún están incubando el virus”, destacó Vega.