27° Mendoza

Miércoles, noviembre 24, 2021

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$105,7500

Dólar Ahorro/Turista

$175,05

Dólar Blue

$201,00

Dólar CCL

$218,25

Euro

$113,2921

Riesgo País

1798

27° Mendoza

Miércoles, noviembre 24, 2021

RADIO

ONLINE

El Gobernador presentó en San Martín el Fondo de Preservación Patrimonial 2021

15/10/2021 12:51

Se trata de una línea de financiamiento destinada a la recuperación, mantenimiento y puesta en valor de bienes patrimoniales que los municipios consideren prioritarios.

El Gobernador Rodolfo Suarez; el vicegobernador, Mario Abed; la ministra de Cultura y Turismo, Mariana Juri, y el intendente de San Martín, Raúl Rufeil, presentaron el programa Fondo de Preservación Patrimonial 2021. Se trata de una línea de financiamiento destinada a la recuperación, mantenimiento y puesta en valor de bienes patrimoniales que los municipios consideren prioritarios.

Para la implementación del Fondo de Preservación Patrimonial 2021, el Gobierno de Mendoza dispondrá de $36.000.000, para el otorgamiento de subsidios a los municipios que postulen proyectos y que estos sean aprobados para su realización.

Se sumaron a la presentación el director de Patrimonio Cultural y Museos, Horacio Chiavazza, y la directora de Cultura del departamento del Este, Laura Uano.

El lugar elegido en San Martín para ser recuperado es la Capilla y Oratorio de Alto Salvador. El impactante edificio data de mediados del siglo XIX y se encuentra a 44 kilómetros de la Ciudad de Mendoza. El conjunto fue levantado en la finca Alto de la Esperanza, de don Norberto Morán, para asistir espiritualmente a los pobladores del lugar.

El Gobernador destacó el proyecto al explicar que se trata de “un fondo federal que se va a aportar a cada uno de los departamentos para recuperar lugares históricos. Hoy lo ponemos en marcha en San Martín. Conocer la historia del Oratorio es emocionante. Este va a ser un lugar mucho más importante de lo que ya lo es en la provincia, incluso desde el punto de vista turístico”.

Mariana Juri aseguró que “este espacio, además de ser muy reconocido por su comunidad, también es cuidado por una familia, que lo ha hecho con mucho afecto durante años. Así es como se recupera verdaderamente el patrimonio, no se trata solamente de que un gobierno venga y ponga un museo o recursos. Vamos a ser mejores cuidando nuestro patrimonio cuando, además del esfuerzo que hace el Estado, la comunidad lo reconozca y haya un sector privado comprometido en recuperarlo. Por eso aspiramos, con este fondo patrimonial, a que cada departamento resuelva individualmente cuál es el lugar que quieren rescatar”.

A su turno, el director de Patrimonio Cultural y Museos sostuvo que “cumplir con lo que nos propusimos de colaborar con esta propuesta federal de apoyo a los departamentos nos llena de orgullo. Comenzamos en este lugar que está cargado de historia, ya que aquí fue donde comenzaron las interacciones entre las poblaciones europeas, colonos e indígenas huarpes”.   

Antonio Arnal, uno de los propietarios del espacio, señaló que “Suarez es el primer gobernador, en período democrático, que se acerca a conocer el Oratorio. Felipe Llaver fue la única excepción, que conoció y vivió una parte de la historia de este lugar”. Además, explicó que “fue construido entre 1840 y 1852. Tan solo tenía 9 años cuando se produjo aquel terrible terremoto el 20 de marzo de 1861 que destruyó gran parte de la Ciudad y de la provincia de Mendoza”.

Un espacio con mucha historia

Está conformado por un oratorio cerrado, de uso doméstico, y una capilla abierta a la población lugareña. Lo completan la vivienda familiar y un campanario mangrullo. Es un exponente interesante de la arquitectura religiosa popular del período poscolonial, insertado armónicamente en el paisaje rural circundante.

Se destacan su calidad constructiva y estética, con un trazado de estrictas proporciones. El oratorio tiene forma de “T”, con la cúpula de gajos sobre tambor octogonal, ubicada contra el muro testero. Está dedicado al Salvador y su altar tiene tres imágenes de vestir, de factura colonial. Se prolonga en la capilla, con tres hileras de columnas que forman una nave central y dos laterales; el lado este es abierto y el otro está flanqueado por la vivienda, que hoy alberga un museo religioso.