Con la deuda de la Nación encaminada tras el acuerdo alcanado, los gobernadores y los ministros de Economía de  las provincias comienzan a acelerar sus conversaciones con los acreedores para seguir el mismo camino que el soberano y reestructurar sus deudas.

La segunda mitad del año encuentra a los equipos económicos de 14 de las 24 provincias trabajando para llevar adelante una reestructuración de deuda.

Tal es el caso de Mendoza, que al igual que otras provincias como Buenos Aires ya están en default pero esperan acordar con sus acreedores, no sin dejar de buscar herramientas de reactivacion económica.

Pero Mendoza no es la única, los ministros de Economía de la provincia de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Chubut, Neuquén, Salta, Jujuy, Santa Fe, Río Negro, Chaco, Entre Ríos, Tierra del Fuego y La Rioja, observan el calendario ya que en los últimos seis meses del año acumulan vencimientos de deuda por 1.380 millones de dólares.

“El acuerdo de la Nación genera un mix de factores para las provincias. Por un lado,puede suceder que los acreedores le exijan más porque con acuerdo de la deuda nacional la situación no se vuelve tan mala para los distritos y, en términos relativos, podrían llegar a conseguir financiamiento. Esto podría generar que los acreedores tengan más pretensiones. Sin embargo,todas las provincias ya tienen conversados de manera preliminar los términos de una renegociación. Algunos ya lo hicieron explícitos, como es el caso de Mendoza, pero la mayoría ya lo conversó informalmente”, explicó al portal Infobae un hombre que suele asesorar a los gobiernos subnacionales en deuda.

“Por otro lado,los fondos también quieren arreglar rápido por el efecto de la deuda nacional, algo que hasta hoy no pasaba. Todos entendemos que el tiempo es importante vis a vis el posible ahorro por negociar más duro. Pero entiendo que ahora fluirá más rápido”, agregó.

En el Ministerio de Economía de una de las provincias que enfrentará un proceso de renegociación se mostraron cautos. Entienden que ahora las miradas “van a estar puestas en la provincia de Buenos Aires”pero, en paralelo, se preocupan sobre cómo presionarán sobre los estados subnacionales.

“El acuerdo nos da tranquilidad porque sabemos que nuestras negociaciones no van a afectar las del soberano. Sin embargo, también ese acuerdo es el piso y que con nosotros van a ser más pretenciosos”, explicó un ministro de economía provincial. Y ponen como ejemplo lo que le sucede a Mendoza “que no puede cerrar y eso que ofreció más que la Nación”.

Fuente Infobae

TE PUEDE INTERESAR.