De acuerdo a lo informado por el INTI, más de 3 millones de hectáreas se encuentran certificadas por organismos oficiales.En Mendoza crecen los cultivos y las empresas prestan atención al crecimiento del consumo.

Con sus 3.2 millones de hectáreas certificadas, Argentina se posiciona como el segundo país líder en la producción de alimento orgánicos, en Mendoza se calculan casi 100.000 hectareas. El sector demuestra un crecimiento superior al 10% a tasas interanuales en superficie y comercio de productos con valor agregado, cuyas ventas totales superan actualmente los USD 100.000 millones.

Una de las grandes exponentes del mercado en Mendoza es Huerta Gourmet, que nació con la idea de ofrecer una alternativa diferenciada en calidad y variedad en vegetales y aromáticas frescas, con el objetivo de poder llegar al consumidor con la frescura y la nobleza de los vegetales recién cosechados. En Huerta Gourmet valoran la tierra, la naturaleza y los productos que estas nos ofrecen, por ello estamos comprometidos con la sustentabilidad, el cuidado del medio ambiente y de nuestra producción para lograr vegetales saludables, nutritivos y sabrosos.

Atentos a la gran demanda de mercados como Estados Unidos y Europa, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) se encuentra trabajando junto al Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO), con el fin de brindar apoyo a aquellos proyectos que tienen el potencial de desarrollarse en la producción sustentable de alimentos. Así, a través del programa “Agregado de Valor a la Producción Orgánica Regional de Alimentos”, ambas instituciones los evalúan en base a su factibilidad técnica y económica y brindan a los horticultores el asesoramiento y asistencia necesarios para la incorporación de tecnología que, además les posibilite llevar adelante un negocio rentable y con nuevas oportunidades comerciales.

LEER TAMBIÉN

Sus beneficios

1- Su cultivo no tiene químicos, pesticidas, fertilizantes o aditivos sintéticos.

2- Contienen un sabor, aroma y color mucho más intenso.

3- Los alimentos orgánicos son más nutritivos ya que contienen niveles más altos de vitaminas, minerales esenciales, antioxidantes, hidratos de carbono y proteínas.

4- Las frutas y verduras orgánicas podrían tener hasta un 40% más de antioxidantes que los vegetales convencionales. A sí mismo el nivel de Vitamina C y proteínas en cereales y hortalizas.

5-Protegen la salud del consumidor y del agricultor.

6- Son productos rigurosamente certificados, lo que asegura al consumidor una completa satisfacción.

7- Al consumir alimentos orgánicos también mejora la fertilidad en las parejas ya que muchos plaguicidas usados en los cultivos tradicionales afectan la fertilidad de hombres y mujeres.

8- Mejoran el sistema inmunológico y protegen a los niños de los pesticidas, lo cual les aportan más nutrientes a su organismo.

9- Ayudan a prevenir el calentamiento global y el cuidado del medio ambiente.

10- Lo orgánico apoya la biodiversidad en las áreas cultivadas. 

LEER TAMBIÉN

Para comer y beber en Mendoza

Los que estén interesados en comprar productos caseros u orgánicos, sólo tienen que recorrer los almacenes de su barrio o dietéticas cercanas y seguramente encontrarán dulces, salsas, lácteos y demás. Aquí te apuntamos dos lugares en Mendoza para que disfrutes de la vida verde:

Indigo. Tienda de comida: San Lorenzo 490, ciudad.

Vida Plena. Comida y restó: 25 de mayo 585, ciudad.

Siembre Diversa. Productores en cooperación. Pedidos de verduras al 0261- 155961034/
[email protected]

Sobre el programa el presidente del INTI, Rubén Geneyro, manifestó: “Esta iniciativa se enmarca en las recomendaciones de la FAO para la agricultura en América Latina y el Caribe, en el sentido de fortalecer las cadenas regionales de valor para aprovechar estas tendencias de consumo en los países desarrollados y de esta manera generar divisas y empleo de calidad”.

Esta nueva etapa de trabajo entre el INTI y el MAPO contempla un semestre de actividades que tienen por objetivo la generación de valor agregado en la producción orgánica regional en base a la incorporación de tecnología y buenas prácticas, el escalado de productos a nivel industrial, la generación de producciones piloto para uso como muestras y partidas de exportación, y la implementación de sistemas de calidad y diferenciación acordes a la demanda de los mercados objetivo. Entre los proyectos a desarrollar se encuentran los siguientes:

  • Desarrollo de nuevos insumos para la sustitución de NaOH en elaboración de aceitunas verdes fermentadas (La Rioja y Mendoza);
  • Desarrollo de una línea para la extracción de aceites esenciales de aromáticas (Tupungato, Mendoza).
  • Alimento balanceado orgánico para la industria acuícola en base a subproductos de la producción orgánica (Bariloche, Río Negro);
  • Jugos y néctares orgánicos de frutas finas cordilleranas elaborados en planta inclusiva (San Martín de los Andes, Neuquén);
  • Harinas libres de gluten y orgánicas (Tandil, Buenos Aires);
  • Vinos orgánicos de altura (Quebrada de Humahuaca, Jujuy);
  • Mejora de la calidad de especias orgánicas para la exportación (Salta);
  • Generación de productos de valor agregado a base de quinoa orgánica (Puna salteña y jujeña);
  • Desarrollo de un equipo de vaporización electrónica para aplicación de bioinsumos en línea de empaque de arándanos orgánicos frescos (Funes, Santa Fe);
  • Optimización y mejora del proceso de embotellado, cierre y etiquetado de vino orgánico (San Javier, Córdoba);
  • Generación de valor en los procesos de producción de alimentos con Stevia Rebaudiana y derivados (Concepción del Uruguay, Entre Ríos);
  • Proyecto asociativo para la optimización de procesos en la elaboración de dulces orgánicos (Villa de Soto, Córdoba);
  • Incorporación de robótica al proceso de industrialización del arroz orgánico (San Salvador, Entre Ríos);
  • Planta piloto para desarrollo de bebidas listas para consumir a base de té y yerba mate (Campo Viera, Misiones)

¿Qué es la producción orgánica?

Según define MAPO, la producción orgánica “se basa en el uso mínimo de insumos externos, sin uso de fertilizantes y plaguicidas sintéticos, ni manipulación genética. Es la producción en la que la ecología, la salud, la precaución y el cuidado guían el accionar de los productores».

La producción orgánica se basa también en el concepto de desarrollo sostenible, que es aquel que no sólo toma en cuenta las necesidades ambientales sino también las necesidades económicas y sociales actuales sin poner en riesgo la satisfacción de las mismas a las generaciones futuras.

En Argentina la Ley 25.127 regula la actividad, basada en normativas de organismos oficiales y privados, tanto nacionales como internacionales, que establecen además los sistemas de certificación control. Entre ellos se destacan el Codex Alimentarius o la Asociación IFOAM.



/" target="_blank">