La Cámara de Diputados, por mayoría de votos, dio media sanción a la ratificación del Decreto 1638 del 11 de diciembre de 2020, por el cual se aprueba el contrato de cesión y transferencia de la totalidad de las acciones que posee Vale en el emprendimiento Potasio Río Colorado, que fuera firmado entre la provincia de Mendoza y  la empresa. Cabe aclarar que el bloque del FdT-PJ, no participó de la reunión

Tal como establece el Decreto del Poder Ejecutivo, “la adquisición del paquete accionario no requiere en sí misma ningún aporte económico por parte del Estado provincial, ni para la transferencia ni para las operaciones subsiguientes de la empresa”, a la vez que pondera la posibilidad de “reactivación de un proyecto que se encuentra paralizado desde 2012”.

Además, sostienen los considerandos, el proyecto “podría generar producciones complementarias, relacionadas a subproductos de la producción del Cloruro de Potasio”, alentando “sinergias con el resto de las actividades productivas de la región  especialmente con el polo industrial y de servicios de Pata Mora”. Más allá de “la incertidumbre reinante en el mercado global de los fertilizantes, existe una demanda insatisfecha en el mercado regional que incluye a Argentina, Uruguay y el Sur de Brasil”, señala el texto.

La revisión de la totalidad de lo establecido en este documento fue realizado por Fiscalía del Estado y Asesoría de Gobierno, en tanto que para garantizar los beneficios del traspaso accionario a la provincia de Mendoza y verificar sus términos, fue revisado también por la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía y Energía.

Cabe mencionar que esta media sanción fue aprobada por mayoría de votos, con el voto negativo de Jorge Difonso (UP-FR), Mailé Rodríguez (FIT), Mercedes Llano (PD), Mario Vadillo (CxM) y Pablo Cairo (Protectora), mientras que el bloque del FdT-PJ, se abstuvo a la hora de votar.

Potasio Río Colorado, comenzó a gestarse como proyecto en 2010  cuando Vale anuncia una inversión de 6500 millones de dólares para la producción de  4,2 millones de toneladas de sales de potasio por año para exportar al mercado mundial. Por diversos motivos, a fines de 2012 y principios de 2013, paraliza sus actividades y ya finalizando el 2018,  vende toda su misión de potasio.

Fue en 2019 cuando empieza esta negociación que culminó hace un mes, aproximadamente, con la rúbrica del gobernador Rodolfo Suarez y Vale, y que fue avalada hoy por la Cámara Baja.

Una vez cumplimentado el proceso en el Senado, los activos serán transferidos a la provincia por un valor económico de 250 millones de dólares, según informó el ministro de Economía, Enrique Vaquié, en oportunidad de exponer los alcances de este acuerdo ante el plenario de comisiones.

Dentro de esos activos, se cuentan 80 mil hectáreas, instalaciones para 3000 personas, con habitaciones, cocina, lavandería, naves industriales, un pequeño aeropuerto “con todas las condiciones de seguridad”, y un camión de bomberos, entre otros. Además, la empresa desembolsará 30 millones de dólares para cubrir los costos a 5 años, aunque según estiman desde el gobierno provincial, podrían ser 7.

Respecto a los proyectos que tiene la provincia, Vaquié explicó en su momento que se piensa en un mercado dividido en tres partes. Por un lado, la producción de sales de potasio en alrededor de 200 mil toneladas por año, es decir, el 5% de la propuesta original de Vale, para el mercado interno de Argentina que hoy importa ese producto, y para exportar al mercado regional, básicamente a Uruguay y Paraguay.

En segundo lugar, podría instalarse una fábrica de soda solvay, la que junto a la calcita, sería el insumo o la materia prima para vidrios. Hoy se trae de Chubut una parte y se importa la otra. Solamente Mendoza, consume 30 mil toneladas año de soda solvay.

El tercer punto u objetivo es potenciar la infraestructura haciendo un polo logístico de servicios petroleros, complementándolo con Pata Mora, para atraer la instalación de estos servicios. De acuerdo a lo informado por Vaquié, “tenemos cuatro empresas interesadas en instalarse ahí, incluido YPF que quiere instalar una fábrica de polímeros”.

Debate

Durante el tratamiento en el recinto, el diputado  Jorge López (UCR), indicó que “estamos tratando un tema que es muy importante para la provincia de Mendoza. Cuando este proyecto del Ejecutivo de ratificación del Decreto 1638 ingresa a la Cámara de Diputados, tomamos la decisión en el marco de Labor Parlamentaria de definir un cronograma  de reuniones donde se incluía una visita al complejo de Vale, en Malargüe. Creemos que la visita que se realizó fue muy gráfica a la hora de entender por qué es importante y estratégico para la provincia no dejar perder la infraestructura disponible en un lugar estratégico para el sur provincial”.

“Tengamos en cuenta que la inversión proyectada en el proyecto Vale era de 6.500 millones de dólares para la provincia. La inversión de la que estamos hablando y se ha realizado es de 2.500 millones de dólares, es uno de los proyectos quizá más importante de desarrollo económico en Mendoza, sobre todo, para Malargüe”, subrayó.

En esa línea, López sostuvo que “lo vimos, lo pudimos visitar, caminar sobre el proyecto, ver las bondades que representa el poder generar allí un polo de servicios, un proyecto  tal vez no tan ambicioso como el original pero sí pensando en una provincia que apuesta a las inversiones como generación de oportunidades y empleo”.

Hebe Casado (PRO), dijo por su parte que “no conocía el proyecto y al estar allá tome dimensión de lo que significa. Es urgente que lo tratemos para ver si este proyecto puede ser reactivado aunque sea a pequeña escala, porque para la provincia significará generar riquezas”,

También Guillermo Mosso (DF), expresó que “cuando hay un proceso de adquisición o  fusión entre empresas la diligencia debida implica que el que vende abre sus libros, su información y se expone a que el comprador no mal utilice esa información para competir deslealmente o para vender esos secretos comerciales, por otra parte el comprador actúa de buena fe. Dentro de ese contexto se entiende la confidencialidad”. Y añadió que “Mendoza debe dejar de ser la provincia boba a la cual todos sus vecinos le pasan por arriba en la carrera de generación de empleo y actividad económica”.

En la misma línea,  Gustavo Cairo (PRO), afirmó que “para Mendoza es una gran posibilidad, tenemos el tercer yacimiento de potasio del mundo. Ningún yacimiento u otra actividad es la salvación de Mendoza, la potencialidad hay que desarrollarla una a una. Podemos cubrir la demanda del país y de países limítrofes”.

Por su parte, Silvia Stocco (FdT-PJ), indicó que “no pensamos que Vale no sea importante, seguro que será productiva para la provincia, pero en este momento hay otras prioridades. Hay una sociedad que nos reclama justicia”.

A su turno, Jorge Difonso (UP-FR), adelantó su voto negativo haciendo una referencia histórica de Vale y Río Tinto y subrayando que “Potasio Río Colorado no choca con la 7722, pero tampoco es  viable ni solución par a Mendoza en esta coyuntura. Dos empresas fracasaron en este intento”, argumentó.

En idéntico sentido se expresó Maile Rodríguez (FIT), quien expuso que “se habla de lluvia de inversiones, que la provincia se va a llenar de dinero y en 2012/2013, Vale dijo “me voy”, dejando un tendal de desocupados. Hoy se hace en un gran lobby con este traspaso como fue en aquella oportunidad”. Además, añadió, “no se dice en qué medida se va a afectar el ambiente ni en qué medida se plantearon las ganancias para la provincia”.

Asimismo, Mercedes Llano (PD), argumentó su voto negativo indicando estar “absolutamente en contra del carácter confidencial de este contrato. Consideramos que necesitamos más tiempo para su evaluación profunda y seria a fin de indagar el mérito de la iniciativa. Tenemos que tener la auditoría de los bienes que serán traspasados a la provincia, tenemos que tener acceso a los informes sectoriales. No entendemos por qué la provincia se hará cargo de una empresa que no es rentable, la producción del potasio no es negocio en nuestro país”.

También Pablo Cairo (Protectora) adelantó su voto negativo porque “me faltan datos, para convencerme de que esto es una buena inversión. No creo que sea una buena inversión porque tenemos los mismos problemas que teníamos antes, cuando Vale decidió no seguir con el proyecto”.


-->