Mauro Berlingieri fue la gran figura en el partido que su equipo, Bernardino Rivadavia y Leonardo Murialdo disputaron en la pasada fecha del Torneo Apertura de hockey sobre patines.

El arquero del equipo del Este provincial atajó todo, absolutamente todo, lo que le tiraron los pibes del Canario. A punto de ser papá, el portero anunció en los micrófonos de Arroba Sport, que dentro de poco dejará de ser el arquero del prócer porque falta muy poquito para que su señora (Agustina) dé a luz dentro de pocos días (24 0 27 de este mes).

“Tratamos de meter como siempre. Murialdo es un rival complicado que no te da tiempo a pensar. De todas maneras nos vamos con un poco de bronca pero a la vez conforme con la actuación realizada” dijo el arquero que fue reconocido como el mejor jugador del encuentro disputado en la pista Azuloro.

Respecto al agónico y polémico gol anotado por Murialdo sobre el final del partido, el arquero manifestó que; “La chicharra sonó antes. Fue muy parecido a lo que pasó en el partido de reserva. Suena antes la chicharra pero creo que es muy difícil juzgar al árbitro. Queda la bronca pero ni siquiera reclamé. Me pareció más dudoso el tercer gol de Murialdo que el jugador se la lleva con el patín y eso quizás los puso en partido y les dio el envión anímico para intentar llegar al empate. Igual Murialdo es un equipo que juega bien, pero ya un poco más frío creo que es bueno el resultado” manifestó el muy buen arquero.


-->