El expresidente Mauricio Macri pasará la noche en el Sanatorio Otamendi, donde fue intervenido. “Seguramente la evolución va a ser favorable”, indicó el médico Pedro Ferraina.

Mauricio Macri se internó en el Sanatorio Otamendi para que le realizasen estudios a causa de un pólipo en el intestino. Luego de una endoscopía, al ex presidente le extirparon un tumor benigno.

“Fue en el intestino grueso, exactamente en el ciego, lo que se denomina adenoma médicamente, que ya había sido biopsiada previamente y era benigna, pero por su conformación y su ubicación hacían muy dificil sacarla por via endoscópica. Estábamos preparados para la eventualidad de una cirugía laparoscópica”, indicó Pedro Ferraina, médico que operó a Macri.

En la misma línea agregó: “Afortunadamente, gracias a la experiencia del equipo endosacopista, se puso realizar esa resección en forma completa, lo cual nos deja muy tranquilos. Tiene que estar internado un día para ver cómo es su evolución, pero la expectativas son buenas. El diagnóstico es de benignidad y seguramente la evolución va a ser favorable”.

Ese pólipo fue diagnosticado en un estudio de rutina. En una endoscopía se había diagnosticado esa lesión, la conformación en este caso era plana, estaba en un lugar muy difícil para su extracción. Puede ser maligno, pero sería un tratamiento totalmente distinto. En ese caso se lo somete a una cirugía. Este fue un hallazgo por un estudio endoscópico de rutina”, cerró Ferraina.

Según indicaron, el ex presidente pasará la noche internado y mañana, si todo está bien, se iría a su casa.