El mundo sobrepasó hoy la barrera de los 14 millones de casos confirmados de coronavirus y rondaba las 600.000 muertes por la enfermedad, en un contexto en el que los contagios seguían aumentando con fuerza en América, India y Sudáfrica, y reapareciendo en varios países que creían superada la peor parte de la pandemia.

Los contagios en todo el mundo sumaban 14.043.176, según el balance diario de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o 14.385.211, según reportaba esta tarde la base de datos en línea de la universidad estadounidense Johns Hopkins (JHU, en inglés), y las muertes, 597.583 o 603.482, de acuerdo con ambas fuentes.

Estados Unidos se mantenía como el país más afectado, con 26,06% de los contagios y 23,26% de las muertes globales, y la enfermedad seguía avanzando con fuerza en los estados del sur, como Florida, Texas y California, mientras el presidente Donald Trump, que aspira a ser reelecto dentro de menos de cuatro meses, siguió tratando de minimizar el impacto de la situación.

“Es lo que hay, no se trata solo de este país, está pasando en muchos países, pero no hablan de ello en las noticias, no hablan de México y de Brasil, y todavía de partes de Europa, donde el coronavirus llegó antes”, dijo Trump a la televisora Fox News.

“¿Por qué no hablan de México, que no nos está ayudando?”, preguntó, y agregó: “Todo lo que puedo decir es que gracias a Dios que construí casi todo el muro, porque si no tuviera el muro tendríamos un problema mucho mayor con México”.

Sin embargo, Estados Unidos -donde el virus se expandió primero en Nueva York, Nueva Jersey y otros estados alejados de la frontera sur- registraba casi 3,8 millones de casos, equivalentes a 1,13% de sus 331 millones de habitantes, mientras México contabilizaba casi 339.000 contagios, equivalentes a 0,27% de sus 127 millones de pobladores.

En Brasil, segundo país con más casos y más muertes por coronavirus, volvió a vivirse un domingo marcado por la tensión política entre quienes, como el presidente Jair Bolsonaro -actualmente aislado con Covid-19-, se oponen a privilegiar el combate a la expansión de la enfermedad y prefieren en cambio reactivar la economía.

Esta vez fueron unos dos millares de simpatizantes de Bolsonaro quienes, convocados por movimientos evangélicos, marcharon por Brasilia para apoyar al jefe del Estado y protestar contra los gobernadores que decretaron cuarentenas, según la agencia de noticias EFE.

Brasil concentraba esta tarde 14,42% de los contagios y 13,05% de los fallecimientos por coronavirus en todo el mundo, según la JHU.

En Sudamérica, el coronavirus siguió expandiéndose en Perú -el sexto país con más casos en todo el mundo, pero también con alta cantidad de pruebas realizadas y de pacientes ya recuperados- y en Bolivia, que ayer batió por tercer día consecutivo su récord de nuevos contagios y donde el gobierno admitió una tasa de letalidad del virus “alta”, de 4,2%.

En cambio, Chile -octavo país con más casos en el mundo- anunció hoy un plan de salida “gradual y flexible” de la cuarentena en cinco etapas tras haber registrado “cinco semanas de mejoría” en la situación de la enfermedad, según el presidente Sebastián Piñera.

TE PUEDE INTERESAR.

Fuera de América, el virus seguía avanzando especialmente en India -tercer país con más casos y octavo con más muertes-, donde hoy volvió a batirse el récord diario de contagios, con cerca de 39.000, y en Sudáfrica -quinto con más casos y vigésimo segundo con más decesos-, que registraba cerca de 365.000 infecciones, equivalentes a 6,28% de su población.

Asimismo, siguió creciendo la preocupación por rebrotes y eventuales segundas olas de contagios en varios países que semanas o meses atrás salieron de la cuarentena después de superar el pico de la curva de infecciones.

Uno de esos países es España, donde desde principios de mes se detectaron focos de contagio en varias regiones -Andalucía, Aragón, Cataluña y las islas Baleares, entre otras- y la cantidad de nuevos casos de coronavirus alcanzó magnitudes que no se registraban desde mediados de mayo.

TE PUEDE INTERESAR

Allí, el gobierno central sigue apostando a llamados a la responsabilidad civil y a la adopción de medidas por parte de las autoridades regionales.

Otro es Francia, donde la Dirección General de Sanidad anunció hoy que a partir de mañana será obligatorio usar barbijo en todos los espacios cerrados que reciben público, tras comprobar “señales de un deterioro ligero, pero todavía incierto”, de la evolución de la cantidad de contagios de coronavirus.

Desde la salida de la cuarentena, el 11 de mayo pasado, ya era obligatorio usar tapabocas en el transporte público, en cines, teatros, salas de conferencias, bibliotecas, templos, hoteles e instalaciones deportivas, e incluso en restaurante y bares mientras no se esté consumiendo, y ahora también lo será en comercios, centros comerciales, mercados cubiertos, bancos y oficinas administrativas.

En Israel, que hoy superó la barrera de los 50.000 casos confirmados, las autoridades creen directamente que están ante una segunda ola de contagios de coronavirus y volvieron a imponer medidas que habían desactivado, como el cierre de los comercios no esenciales durante este fin de semana y el de los restaurantes a partir del martes próximo.