El conductor aseguró que junto a su familia intenta “hacer reír” a la mamá de Cande y Mica, que espera un trasplante de hígado

Hace algunos días, Micaela Tinelli expresó su enojo en sus redes sociales por los comentario mala onda que recibió por no hablar demasiado del estado de salud de su mamá. Tajante, la dueña de Ginebra aclaró que tanto ella como su hermana Candelaria quieren preservar la intimidad de Soledad Aquino, que aún hoy por hoy espera un trasplante de hígado.

En este contexto, Marcelo Tinelli charló con la revista Caras y contó cómo se siente la mamá de dos de sus hijas. “Estamos al lado de ella. También tuvo covid, superado ya gracias a Dios, pero eso fue algo que retrasó su alta. Vamos a ver”, afirmó.

Y aseguró que toda la familia está firme junto a ella: “Hoy estamos acompañándola con toda la familia, desde mi mujer (Guillermina Valdés), mis hijas y sus novios, todos estamos yendo a verla permanentemente. Y haciéndola reír”.

Además, remarcó como es su internación en la clínica. “Sole está atravesando un proceso fuera ya de terapia (intensiva), uno que llegó por una situación de complicación de una úlcera y un problema digestivo que terminó con uno hepático también. Están evaluando la posibilidad o no de trasplante, así que sigue todavía internada“, sumó.

Para finalizar, remarcó que pese a que la situación no es fácil su expareja es tan fuerte como positiva: “Sole es muy graciosa y tiene muy buen humor. Ella nos hacer reír a todos y yo a ella, dentro de una situación que no es fácil”.


-->