“Ante todo mi saludo para un ciudadano del mundo como lo es Joaquín Lavado “Quino”, el padre de Mafalda, que hoy cumple 88 de vida” dice Marcelino Iglesias en el arranque de la charla que mantuvo con los periodistas de Radio Jornada (91.9) que reconoció que cuando muchacho “cada vez que llegaba a mis manos algo de Mafalda me devoraba las tiras. Era historieta de papel y esperaba que saliera para leerla. Incluso muchas veces compré los libritos, casi todos en realidad, porque la adoraba y admiraba las respuestas de Mafalda”.

Marcelino Iglesias en Radio Jornada (91.9).

“Quino es el autor más traducido en el mundo y nació en San José, en Guaymallén” dice orgulloso el intendente que inmediatamente agrega que “es nuestro Quino que ahora ha vuelto a vivir aquí a Mendoza para vivir sus últimos años de vida y espero que sean muchos” acota quien naciera en un pueblito muy pequeño de la provincia de Córdoba llamado Chazón (es una localidad ubicada al sudeste de la provincia de Córdoba en el departamento General San Martín). Usaba pantalón corto y recuerdo que tuve una infancia muy feliz. En esos pueblos se vivía muy bien porque se privilegiaban las relaciones humanas, todos nos conocíamos, las puertas no se cerraban con llaves. Era un deber respetar a las personas mayores, a los docentes y dormir la siesta. Una vez por semana había un cine que mostraba las películas generalmente en blanco y negro y a veces en color pero siempre se cortaban las películas, era un cine muy particular” rememora él ex Director de la OSEP.

Cuando le consultaron como se da su llegada a nuestra provincia, Marcelino cuenta que “Estudiaba en la Universidad de San Luis en donde estudiaba Bioquímica y me enamoré de una hermosa mendocina y como los hombres tenemos siempre la última palabra me vine a vivir a Mendoza. Mis hijos son mendocinos, mis nietos son mendocinos” e inmediatamente enhebra que su vínculo con la política se da “porque en mi familia siempre se hablaba, en almuerzo o cena, de política. Mi padre y madre eran militantes radicales y mi casa era frecuentada por una persona que de alguna manera marcó mi vida como lo fue Don Arturo Illia (ex Presidente de la nación)  que era muy amigo de mi padre. Creo en realidad que lo que más valoraba Don Arturo eran los ravioles de espinaca que hacía mi madre. Él iba siempre porque tenía un amigo que vivía en un campo cercano y se quedaba entre diez y quince días. En ese ambiente me crié yo. Recuerdo como anécdota que mi padre tenía un Citroen 2CV y lo tenía que llevar a Río Cuarto. Eran 150 kilómetros, primero había que llegar a La Carlota y luego rumbear para Río Cuarto donde habían 105 kilómetros más. Salieron por la mañana, se hizo la noche y mi padre no llegaba. En ese entonces los teléfonos que existían eran de línea fijas. No había noticias y no empezamos a preocupar. Como a las 9 de la noche llama mi padre diciendo que habían llegado a Río Cuarto diciendo que habían pasado por un pueblo llamado Santa Ufemia en donde a Don Arturo lo habían invitado a almorzar. Pasaron por Los Cisnes, por otro pueblo llamado Reducción y así fue el viaje. Visitando a vecinos y amigos. Salir con Don Arturo un viaje de tres horas se transformaba en un viaje de dos días, era un verdadero nómade”.

A la hora de hablar sobre la actualidad, de los tiempos de pandemia, el jefe comunal manifestó que; “la pandemia me tomó de sorpresa. Sí alguien en el mundo dijo que esto iba a pasar, la verdad no lo escuché. Nos sorprendió a todos. Lo que sí, desde el principio seguí las noticias desde un comienzo con mucha atención, a diferencia de lo que hizo el Ministro Ginés González García que en enero dijo que el virus no iba a llegar a la Argentina. En lo personal estaba seguro que sí iba a llegar. Lo charle con funcionarios del municipio, con gente conocida porque el mundo está globalizado. Conocemos personas que estaban viajando por el mundo y personas del mundo que vienen a Mendoza en condiciones prepandemicas. En el mes de febrero, cuando ya el virus se había extendido a otros países fundamentalmente de Europa el Ministro decía “va a llegar pero va llegar lerdo, va a llegar en barco” y resulta que llegó en avión en el mes de marzo y luego dijo “me sorprendió la velocidad pero seguro no hará mucho daño” y nos pusieron en cuarentena. La cuarentena que determinó el Gobierno de Mendoza fue la primera del país fue criticada por Ginés y funcionarios del Gobierno Nacional diciendo que era una locura y preguntándose como hacíamos esto. Una semana después el Gobierno Nacional tomó la misma medida. Nosotros pudimos soportar la gran fuente de contagio que tenía dos orígenes. El más grande es vía Chile, un país en el que hemos visto cifras muy preocupantes y también hemos tenido un poco de suerte. Recordemos que la cuarentena se puso prácticamente aquí en Mendoza una semana después de la Fiesta de La Vendimia y en esa época Mendoza estaba rebosante de extranjeros, de gente grande que estaba más expuesta. Afortunadamente no tuvimos problemas. Zafamos y después se fue administrando la cuarentena que se manejó con bastante racionalidad. Tenemos que vivir y convivir con el virus” explicó en la señal del Grupo Jornada.