Durante una semana el municipio realizó una auditoría externa a su Sistema de Gestión de Calidad (SGC), con el fin de evaluar y mejorar los 28 procesos de calidad y 8 de apoyo que se llevan adelante.

La auditoría fue realizada por auditores miembros de IRAM (Instituto Argentino de Normalización y Certificación) con el objetivo de realizar un seguimiento al sistema en base al cumplimiento de los requisitos de la norma ISO 9001. 

El intendente Matías Stevanato, aseguró que “está claro que cuando se adoptan procesos de calidad siempre se necesita de controles externos que verifiquen los avances. De hecho, esta es la segunda auditoría de seguimiento que recibe el sistema, cuyo certificado vence el año próximo”.

El SGC abarca los procesos vinculados a las prestaciones, servicios y contacto con los vecinos. En ese sentido Stevanato recalcó que “los resultados serán beneficiosos para saber en qué situación nos encontramos en esta “nueva normalidad” afectada por la pandemia, y así sumaremos las mejoras necesarias que nos permitan la mejora continua y la innovación. Seguramente también surgirán errores que deberán corregirse y aciertos que profundizar, por lo tanto, de esta auditoría emerge una agenda de trabajo que nos permitirá seguir otorgando mejor calidad a la gestión”.

La auditoría fue realizada bajo dos modalidades: remota y presencial. Entre otros aspectos, los auditores analizaron el desempeño de la institución en su contexto; el liderazgo y compromiso de los equipos de trabajo; los recursos dispuestos para el funcionamiento del sistema; y los procesos de toma de decisiones vinculados a la mejora continua.

¿Qué es IRAM?

Es una institución civil sin fines de lucro y referente en el ámbito nacional, regional e internacional para la mejora de la competitividad, el desarrollo sostenible y la calidad de vida del ciudadano.

En el caso de la auditoría que se realiza en Maipú, significa que la actual certificación es la demostración independiente del cumplimiento de normas.  Certificar un sistema de gestión, en el caso de un municipio, incrementa la satisfacción de los vecinos, la de su personal, y se suma a los objetivos de la organización, de la comunidad y del cuidado del medioambiente.