Luego de que el procurador del Tesoro de la Nación, Carlos Zannini, rechazara la propuesta del Grupo Macri, mayor accionista de “Correo Argentino S.A.”, para evitar la quiebra de la empresa, el expresidente Mauricio Macri publicó un duro mensaje en su cuenta de Twitter donde busca condicionar el accionar de la jueza Marta Cirulli, al tiempo que denunció un “plan de venganza” por parte del Gobierno

El jueves el procurador del Tesoro de la Nación, Carlos Zannini, hizo una presentación en la que sostuvo que la propuesta del Grupo Macri para salvar la quiebra de la empresa pone en evidencia “su mala fe y conducta dilatoria”, por lo que le solicitó a la jueza Marta Cirulli que dicte la quiebra.

Macri respondió a esa presentación judicial por Twitter. “Frente al atropello al margen de la ley de Zannini, espero que la jueza Cirulli rechace ese abuso militante y acepte la propuesta del pago del 100%”, dijo en un mensaje directo a la magistrada.

“Se evitará un perjuicio al Estado y la persecución ilícita a mis hermanos e hijos, que es su plan de venganza”, agregó el ex presidente, que rara vez utiliza las redes sociales para este tipo de mensajes.

Correo Argentino S.A. propuso a fines de marzo pagar 1.011 millones de pesos en concepto de deuda total por el canon impago y sus intereses derivados, una cifra que la fiscal Gabriela Boquín dictaminó es cinco veces menor al monto de la deuda.

“El salvataje no es una etapa apta para generar controversias y mayor litigiosidad”, recordó Zannini en el escrito de 17 páginas presentado ayer, en el que abunda en consideraciones sobre el modo en que la empresa condujo la quiebra.

Por este motivo, la Procuración del Tesoro sostuvo que “evidentemente, el interés de Correo Argentino no está, ni estuvo nunca, centrado en obtener conformidades (para evitar la quiebra), sino en continuar con su estrategia dilatoria en base a la permanente apertura de nuevos puntos de discusión”.

Zannini también rechazó la calificación de “acreedor hostil” que alegó la empresa concursada. “¿Cómo podría seriamente aceptarse que el Estado es acreedor hostil cuando es la Concursada quien en la última propuesta formulada en el año 2016 realizó una oferta irrisoria?”, se preguntaron los representantes del Tesoro, en referencia a los 292 millones que Correo S.A. dijo deber.

El Grupo Macri gestionó el Correo Argentino entre 1997 y 2003, hasta que el Gobierno de Néstor Kirchner rescindió la licitación denunciando que la empresa solo había pagado el canon durante el primer año.

En 2011, Correo Argentino S.A. entró en concurso de acreedores y fue proponiendo distintos arreglos que fueron rechazados por insuficientes y “abusivos”, según los dictámenes de la fiscal Boquín.


-->