El aislamiento impedirá que Boca juegue con Banfield y San Lorenzo. Un mix de juveniles y algunos suplentes que se quedaron en el país serían los que jugarían el sábado.





El plantel de Boca volvió hoy de Brasil, donde ayer perdió en los penales con Mineiro por los octavos de final de la Libertadores, y quedó aislado en un hotel porteño, donde se quedará una semana por protocolo luego de que el Ministerio de Salud interpretara que, con los incidentes que protagonizaron jugadores y directivos, se rompió la burbuja para evitar los contagios de covid-19.

El aislamiento impedirá que Boca juegue en igualdad de condiciones sus próximos dos partidos por el torneo de la Liga Profesional de Fútbol (LPF), el sábado ante Banfield por la segunda fecha y el martes con San Lorenzo, por la tercera.

Aunque todavía no hubo una comunicación oficial al respecto, el club pediría la postergación de ambos encuentros. Si la LPF rechaza la solicitud, Boca deberá presentar un equipo integrado por jugadores de Reserva y Cuarta división.

Más allá de que en primera instancia se había informado que Boca no rompió la burbuja sanitaria, requisito para evitar el aislamiento al regresar, el ministerio fue en sentido contrario luego de analizar las imágenes de lo sucedido anoche en el estadio Mineirao, donde jugadores y directivos de Boca se enfrentaron con integrantes de la policía brasileña y de la seguridad privada.

Los jugadores de Boca se enteraron de la obligación de aislarse una vez que aterrizaron en Ezeiza, alrededor de las 18.30.

Allí mismo los jugadores fueron hisopados (todos los resultados fueron negativos) y, con un notorio malhumor por la medida, se trasladaron al Hotel Intercontinental, su lugar habitual de concentración, donde quedarán aislados durante siete días.

Como dispuso el ministerio, podrán salir a entrenarse cada día a Casa Amarilla en la modalidad burbuja sanitaria.

El aislamiento de los jugadores que viajaron deja disponibles a apenas 11 profesionales, de los que dos están lesionados (los volantes Eduardo Salvio y Agustín Almendra) y otro, el defensor colombiano Frank Fabra, está cumpliendo el protocolo sanitario tras retornar de su país luego del fallecimiento de su padre.

De los otros ocho apenas jugaron en primera división los juveniles Nahuel Valentini y Valentín Barco, además del mediocampista colombiano Edwin Cardona, que se tendría que reincorporar mañana a los entrenamientos luego de siete días de aislamiento.


-->