La Sociedad de Transporte de Mendoza (STM) probó un bus Scania a GNC de la línea Green Efficiency durante dos meses en condiciones de operación reales. Tras evaluar los costos y el beneficio medioambiental, analiza la compra de 30 unidades en 2021

La Sociedad de Transporte de Mendoza (STM), que gestiona la red troncal urbana de pasajeros de la Ciudad y sus alrededores, probó un bus Scania a gas natural comprimido (GNC) de la línea Green Efficiency durante dos meses en condiciones reales de operación

A partir de los resultados obtenidos en cuanto a costos y cuidado del medioambiente, la empresa pública evalúa sumar 30 unidades a su flota durante 2021 y, a mediano plazo, reemplazar el 100% de su flota diésel por buses a GNC.

“Estamos muy conformes con el rendimiento de la unidad Scania: es muy versátil y amigable para los choferes, son buses de clase mundial, que se adaptan claramente a lo que pretendemos”, detalló el presidente del Directorio de STM, Daniel Vilches.

El bus recorrió 8 mil kilómetros durante los ensayos y transportó 5 mil pasajeros. Una vez realizada la puesta a punto de la unidad, mediante la colaboración entre STM, Scania y el concesionario AVC, de Cuyo, el bus prestó servicio 16 horas al día en dos recorridos, de 230 y 285 kilómetros, respectivamente. De acuerdo con los guarismos registrados en ese período, el ahorro anual en combustible de cada bus, en comparación con vehículos diésel, rondará los 15 mil dólares.

En paralelo, el estatuto de STM obliga a la empresa a reducir sus emisiones contaminantes: “hemos medido en forma semanal los niveles de contaminación y el aporte fue sustantivo, ya que la reducción fue de entre 50% y 60% en azufre, CO2 y micropartículas”, puntualizó Vilches, y agregó: “la matriz energética de la región está cambiando. Eso nos hace pensar que el GNC puede ser una alternativa para el transporte público de pasajeros en la provincia de Mendoza y en la Argentina”.

Además, el directivo destacó el respaldo que recibieron por parte de Scania, tanto en la capacitación y seguimiento de los conductores como en la puesta a punto de la unidad para su operación en la geografía de Mendoza.

La empresa de transporte de pasajeros posee 88 vehículos. De ellos, 9 son metro tranvías eléctricos de dos vagones, 18 son buses eléctricos y los 61 restantes son buses a combustión diésel. De acuerdo con el presidente de STM, los elevados valores de mantenimiento y reposición de los vehículos eléctricos y la capacidad de autonomía dificultan su utilización.

La unidad probada cuenta con 30 asientos, aire acondicionado y calefacción, suspensión neumática y piso bajo, entre otros aspectos de confort. También posee freno auxiliar Scania Retarder, que consiste en un dispositivo hidráulico que disminuye la velocidad de manera suave y contundente, sin necesidad de accionar los frenos de servicio, beneficiando el confort de marcha e incrementando la vida útil del sistema de frenado: “casi no usé el pedal, el Retarder es mucho más práctico y te da mucha seguridad”, consideró Noelia Tejada, una de las cuatro conductoras de STM que estuvieron a cargo de la prueba.

STM es una sociedad anónima unipersonal con participación estatal, que recorre la Ciudad de Mendoza y el Gran Mendoza de este a oeste y de norte a sur. El sistema de transporte local se completa con otras empresas, de gestión privada, cuyos recorridos unen los tramos troncales con diferentes barrios y localidades, en una suerte de sistema capilar.


-->