Los hechos acontecieron tras la derrota que el equipo sufrió a manos de Atlético de Rafaela (1-2), por la fecha 14 del torneo de la Primera Nacional

Un sector de la barra brava de Independiente Rivadavia interceptó el micro que transportaba a la delegación de regreso a Mendoza y amenazó vilmente a los jugadores, tras la derrota que el equipo sufrió a manos de Atlético de Rafaela (1-2), por la fecha 14 del torneo de la Primera Nacional.

De acuerdo a lo revelado por fuentes policiales, los violentos “pararon el micro en la ruta y agredieron verbal y físicamente a jugadores y dirigentes, intentando robarles la ropa que traían desde Rafaela”, sostuvo el vocero consultado. Pablo López vicepresidente segundo del club fue el más damnificado por esta acción cobarde.

El “apriete” tiene relación directa con la mala racha que la Lepra está experimentando en la zona B del campeonato de ascenso, en donde acumula cinco encuentros sin ganar, con cuatro empates y una derrota.

Pese a lo apuntado, el elenco mendocino continúa conservando la segunda posición en la tabla, con 22 unidades, a 5 de la línea del líder, Güemes de Santiago del Estero.

Según lo testimoniado por otra fuente de la institución “azul”, el director técnico Gabriel Gómez “tendría tomada la determinación” de presentar su renuncia, a partir de los sucesos violentos que se produjeron durante la jornada.

Por su parte la comisión directiva tiene decidido renunciar también, en su totalidad, cuando lleguen a Mendoza, luego de hacer la denuncia correspondiente. Ante la consulta a un integrante de la Comisión Directiva, le reconocieron que “en este momento, si te contesto como siento si. No tengo solución para estas cosas”. Serán horas claves.


-->