Godoy Cruz no es el club más popular de Mendoza. Eso está claro. Nadie puede discutir tampoco que El Tomba es la institución más próspera en las últimas dos décadas del fútbol mendocino. El Expreso llegó a primera para quedarse y más allá de un traspié inesperado y doloroso, El Bodeguero se puso de pie rápidamente para recobrar lo alcanzado (pierde categoría un día 24 de junio de 2007).

Pero esta historia se sella de la mejor manera. Fue en una noche fresca de un 20 de mayo del año 2006  en donde se concretó el esperado sueño de sus hinchas. Godoy Cruz derrotaba en el Malvinas Argentinas (que no se llenó, sí, no se llenó) a Nueva Chicago por 3 a 1, logrando hasta ahora el único título oficial para un equipo de esta provincia en un torneo de AFA. Único. Además terminó aquel día con una sequía de 21 años sin clubes mendocinos compitiendo en el máximo torneo del fútbol argentino.

El Expreso añadía ese logro deportivo a los obtenidos en el certamen de la Liga Mendocina en los años 1944, 1947, 1950, 1951, 1968, 1989, 1990 y 2012, además, al título  del Torneo del Interior en el año 1994.

Sebastián Torrico; Gonzalo Prósperi, Gustavo Borducio, Josimar Mosquera, Silvio Duarte; Matías Arce, Gastón Martina, Mariano Torresi, Diego Villar; Enzo Pérez; Daniel Giménez fue la oncena que Juan Manuel LLop mandó a la verde gramilla del Malvinas Argentinas para atrapar la gloria en juego.

Luego ingresarían  Mauro Poy, Marcos Barrera y Jorge Torres.  Ante unas 35.000 personas (no fue capaz de llenar el Malvinas) el equipo del Chocho le ganó al Torito de Mataderos con los goles del Pipa Diego Villar y dos del Tanque  Daniel Giménez.

De ese equipo El Gallo Duarte era el capitán y el rompe redes mendocino El Tanque Daniel Giménez. Fue Radio Jornada (91.9) quien los unió mediante un llamado telefónico para rememorar la gran hazaña del club godoycruceño.

“Cada vez que pasan los años es muy valedero recordar todo lo que sucedió aquel 20 de mayo de 2006. Para nosotros es una fecha muy importante, creo que para todo el grupo es lo máximo que podemos aspirar como futbolistas, se logró una cosa muy importante y entramos en la historia del club” dijo el recordado Gallo Duarte, una de las figuras de ese plantel.

“La unión del grupo es algo que siempre resalto. La verdad que no habíamos empezado de la mejor manera los primeros tres o cuatro partidos a pesar que el equipo jugaba bien. No lográbamos obtener los resultados, creo que en un empate agónico en la tercera fecha, no recuerdo bien, pero fue con Nueva Chicago de local que empatamos dos a dos y desde ahí empezamos a creer más en nosotros, y después vino el clásico con San Martín , el famoso partido donde lamentablemente a (Carlos) Azcurra le paso lo que le paso, y de ahí arrancamos y tuvimos una seguidilla muy buena de siete partidos que nos dio el empuje para lograr lo que logramos” rememoró uno de los referentes de la escuadra que conducía Juan Manuel Llop.

“Éramos sólidos en defensa, no nos sobraba mucho, pero teníamos gente buena en el medio campo, como Mariano (Torresi), (Gastón) Martina, Enzo (Pérez) y el Pipa (Diego Villar). Adelante estaba Maurito Poy, el Tanque  (Daniel Giménez) y el Cachorro (Alejandro Abaurre)  y nosotros atrás tratábamos de mantener el arco en cero, sabiendo que en alguna oportunidad íbamos a convertir, de hecho muchos partidos cuidamos que no nos convirtieran, porque sabíamos que adelante teníamos con que lastimarnos” dijo el aguerrido volante.

“En mi carrera deportiva eso ha sido lo máximo. Fue una noche imborrable para todos nosotros. En mi caso una noche soñada, que la esperamos por mucho tiempo, imaginate que se jugó el primer torneo y teníamos tres finales. Esa semana previa fue muy complicada, por el tema de que Maurito Poy había jugado todo el torneo y le agarró una apendicitis, fue un golpe duro para nosotros y logramos solucionarlo”.

“La copa – contó – debe estar en el club. Yo me quede sólo con el recuerdo de haber tenido la suerte de levantarla como todos mis compañeros. Para mí fue muy emotivo, por el hecho de que tuve la suerte de ser el capitán del equipo, pero la verdad que éramos un grupo muy compacto como dije antes, donde teníamos un objetivo que logramos”.

“La verdad es que la camiseta no sé si la tienen mis padres, porque no la tengo, pero sí tengo otra. Los regalos que me han hecho, cuando deje de jugar los tengo todos, y los guardo como una reliquia” cuenta quien está trabajando hoy por hoy en Defensa y Justicia.

“Con los muchachos tenemos un  grupo de aquel ascenso donde nos comunicamos, intercambiamos chistes, imágenes, como todo grupo de whatsapp. Son esas cosas que seguimos teniendo y la verdad que la idea era juntarnos y por las distintas cosas que tenemos todos, se nos hizo muy difícil  y además porque muchos viven fuera de la provincia y es complicado” dijo El Gallo antes de intercambiar palabras con El Tanque Daniel Giménez en el programa “Para Vivir” que se emite por la señal del Grupo Jornada.

 “El Tanque era difícil de marcar, difícil por el hecho de su potencia y después en el área era prácticamente imparable. Durante esta cuarentena hemos recordado muchas cosas en redes sociales, casi todo los días cosas de aquella época” soltó el ex capitán del Tomba.

El Tanque se sumó a la plática y dijo que; “Nos pone contentos saber que todavía estamos “vigentes”, de todo lo que dejamos como grupo y equipo. Dejamos  una marca, no sólo en Godoy Cruz, sino en la Provincia. Es muy importante que se acuerden de nosotros, que nos quieran, que nos hagan sentir ese día tan especial como fue la final con Chicago”.

“El plantel tenía mucha jerarquía individual y colectivamente era un grupo muy humilde, que siempre se brindada al ciento por ciento todos los partidos, sabíamos que técnicamente éramos buenos o un equipo bueno, y después todos corríamos para defender el arco, era un equipo que sabía las limitaciones y las virtudes que tenía” señaló el ex delantero de Defensores de Belgrano.

“Sin lugar a dudas que aquella noche esos fueron los goles más importantes de mi carrera. Hice varios goles más, pero sí, significaron mucho por ser una final,  por ser el alargue de una final, sinceramente fueron goles muy importantes qué tuve la suerte de hacerlos en ese momento, pero creo que la atajada de Seba (Torrico) fue muy importante para el logro final” argumentó el temible delantero.

Más tarde, en el programa “Ídolos y Anónimos” que también produce la señal de calle Patricias Mendocinas,  habló el entrenador de aquel equipo que logró el ascenso, Juan Manuel Llop.

“Cada vez que pienso o recuerdo esa imagen del ascenso se me pone la piel de gallina. No sólo la noche esa fue magnifica, sino el primer semestre, cuando ganamos el torneo, cuando regresamos desde Rafaela, cruzando El Arco de Desaguadero. La cantidad de gente y los festejos en la ciudad, los festejos después de haber ascendido también, pero aparte, el esfuerzo que se hizo para poder lograr el ascenso, como se conformó el equipo, de qué manera. Cómo todo el mundo estaba comprometido. Fue un año espectacular desde todo punto de vista. Se armó un grupo de jugadores extraordinarios, que después triunfaron en otros lados, eso también es importante a la hora de repasar lo que se armó. La verdad es que estoy muy feliz por haber entrado en la historia de este club” confesó el entrenador rosarino.

“Al repasar la campaña asoman los partidos ente Juventud Antoniana de Salta  y Unión de Santa Fe, fueron dos partidos claves para poder llegar a  ganar el torneo. Siempre recalco el grupo extraordinario, y después como trabajaron los dirigentes ese año, fue muy bueno. Estábamos a full y por suerte se logró el objetivo, fueron dos años y medio muy intensos, extraordinarios” rememoró el ex defensor de Newell’s Olds Boys de Rosario.

Ese equipo del Chocho logró el campeonato “Apertura” del Torneo de la Primera B Nacional. Los números muestran una cosecha de 40 puntos, producto de 12 victorias, 4 empates y 3 derrotas con 29 goles a su favor y 14 en contra. Una campaña memorable, una campaña que significó el ascenso a la elite del fútbol nacional. Una campaña histórica para esta institución que fue fundada el 1 de Junio de 1921 y que piensa seguir conquistando sueños.