Historia del Boxeo. Capítulo VIII

Roberto Durán

En la Historia del boxeo que venimos publicando en Jornadaonline, hoy elegimos a uno de los grandes personajes que dio el boxeo mundial, por su enorme talento y capacidad pugilística y por sus excentricidades fuera del ring: Roberto Durán, quien está pasando un momento duro en su vida al dar positivo por covid-19 tras ser ingresado a un centro hospitalario por un cuadro gripal n su ciudad natal de Panamá.

Roberto Durán, “Mano de piedra” Durán ganó 103 peleas, de ellas 70 por nocaut  y tuvo 16 derrotas. Militó en cuatro categorías (ligero, welter, superwelter y mediano). Hace un tiempo Jornada lo entrevistó en Panamá, en aquella ocasión nos contó parte de su vida y de sus grandes combates. El hecho nos produjo una gran emoción, porque en ese momento y lugar estaba también otra gloria del boxeo panameño y mundial, el viejo Ismael Laguna, el primer campeón del mundo que enfrentó Nicolino Locche, en un empate histórico en el Luna Park.

Durán nació el 16 de junio de 1951 en El Chorrillo, un suburbio de la ciudad de Panamá. Tuvo una infancia difícil; con trece años dejó la escuela y pronto se convirtió en el sustento de la familia. Trabajó de pintor, camarero, lustrabotas, pescando y robando en plantaciones de mango. Durán se hizo profesional antes de cumplir los diecisiete años, en 1968.

En tres años como profesional consiguió 15 victorias y se convirtió en el héroe del gimnasio Marañón. En 1971 el empresario Carlos Eleta compró el contrato de Durán a Alfredo Vázquez por 300 dólares y en septiembre de ese año Durán peleó en Nueva York noqueando en 66 segundos a Benny Huertas. Por su tremenda pegada lo apodaron “Mano de Piedra”. En la misma velada, Ken Buchanan retenía el título ligero unificado al derrotar a Ismael Laguna.

Después Durán noqueó al japonés Kiroshi Kobuyashi, ex campeón mundial superpluma, y a Ángel “Robinson” García, y se ganó la oportunidad de enfrentar al campeón Ken Buchanan.

La pelea se disputó en Nueva York el 26 de junio del ’72, y Durán demostró que era un boxeador que no conocía reglas y que su único fin era la victoria. Consiguió derrotar a Buchanan cuando este no pudo salir a la llamada del 14 asalto, después de haber recibido un golpe bajo de Durán cuando ya había acabado el asalto.

Durán fue recibido como un héroe en Panamá. Después de dos victorias fáciles sin título de por medio, Durán se enfrentó en el Madison Square Garden al boricua Esteban de Jesús, quien tiró al campeón a los 60 segundos de pelea y ganó por puntos en diez asaltos. El encuentro no tenía el cinturón en juego.

Durán venció a Jimmy Robertson, Héctor Thompson y Ishimatsu Suzuki, con título en juego, y logró siete victorias más sin título disputado, antes de volver a medirse contra De Jesús el 16 de marzo de 1974 en Panamá y con el título en juego.

Durán volvió a caer en el primer asalto, pero se repuso bien y se anotó una victoria por KOT en el 11º. Durán y De Jesús, que había ganado el título WBC, se enfrentaron por tercera vez el 21 de enero de 1978 en el Caesars Palace de Las Vegas. Entre las dos peleas contra De Jesús, Durán había vencido a Takayama, Ray Lampkin, Leoncio Ortiz, Lou Bizarro, Álvaro Rojas, Vilomar Fernández y Edwin Virulet con título en juego y logrado 13 victorias más sin título en juego. Durán volvió a vencer por KOT en el 12º asalto en su última defensa del título ligero. Durante los seis años que fue campeón ligero, Durán defendió su título en doce ocasiones, les ganó a todos los aspirantes oficiales, y sólo Edwin Virulet acabó la pelea en pie.

Consiguió convincentes victorias en el peso welter hasta ganarse la oportunidad de pelear con Ray Leonard, campeón del WBC y la nueva sensación del boxeo.

La pelea se escenificó en Montreal ante más de 46 mil espectadores. Durán logró llevar la pelea a su terreno, la convirtió en una reyerta en la cual siempre tuvo ventaja, y se llevó la victoria por decisión unánime.

Durán había llegado a la cima y se lo podía considerar el mejor boxeador del mundo. Pero todo se vino abajo cinco meses después, cuando se volvieron a medir ambos púgiles en Nueva Orleans. Esta vez Leonard no entró en la pelea de Durán e hizo su boxeo: se movió por los laterales, golpeó, esquivó y anuló a Durán por completo, que se sintió herido en su orgullo cuando en el octavo asalto Leonard lo ridiculizó enseñándole la barbilla y bailándole. Durán se volvió y dijo: “No más, no más”. Había ocurrido lo inesperado: el supermacho había abandonado.

Durán quiso recuperar su prestigio en 1982, cuando peleó contra Wilfredo Benítez por el título WBC superwelter. La preparación de Durán fue excelente, pero Benítez se impuso a los puntos.

La siguiente pelea de Durán fue otra derrota, esta vez contra el inglés Kirkland Laig. Pero en junio de 1983 Durán destrozó al invicto Davey Moore en el Madison Square Gardem, para proclamarse campeón superwelter WBA. Las apuestas estaban 5 a 2 a favor de Moore, y Durán cumplía ese día 32 años.

Cinco meses después se medía a Marvin Hagler por el título de los medios. Hagler ganó por decisión unánime. Esta era la primera vez que Hagler no ganaba antes del límite en sus trece defensas del título.

Durán fue desposeído del título WBA al negarse a pelear contra Mikel McCalum y el siguiente reto era Hearns, campeón del WBC. Hearns destrozó al panameño en dos asaltos. Esta era la primera derrota por KO de Durán.

En 1988, “Mano de Piedra” vence al campeón medio WBC Iran Barkley por puntos. Durán conseguía así volver a ser campeón mundial 17 años después de ganar su primer título.

El 7 de diciembre Durán y Leonard volvían a enfrentarse. Leonard conseguía una victoria a por decisión de los jurados en una pelea que fue una sombra de los anteriores enfrentamientos y donde el público abucheó a ambos boxeadores.

El último combate que disputó fue el 14 de julio de 2001 ante el puertorriqueño Héctor “Macho” Camacho en Denver (EEUU), donde el panameño perdió a los puntos su título supermediano de la NBA.

Roberto Durán ha sido uno de los mejores ligeros de la historia, y para muchos especialistas disputa con Carlos Monzón y su compatriota Panamá Al Brown, quién es el mejor púgil latino de todos los tiempos. Su boxeo agresivo, su fortaleza y la dureza de sus manos lo llevaron a ser un boxeador incuestionable.

Su vida fu llevada al cine: Manos de piedra (título en inglés: Hands of Stone) es una película biográfica estadounidense-panameña de 2016 escrita y dirigida por el venezolano Jonathan Jakubowicz, y protagonizada por el también venezolano Édgar Ramírez junto a Robert De Niro. Fue estrenada el 26 de agosto de 2016.

Te pueden interesar los capítulos anteriores:

Copyright © 2020 Diario Jornada Mendoza | Todos los derechos reservados



/" target="_blank">