La chilena Falabella, con gran protagonismo en Mendoza, es otra de la empresas que se quiere ir del país. Según publica hoy el portal Infobae, la compañía de tiendas departamentales que pertenece a la familia Solari, está buscando socios estratégicos que le permitan desprenderse del negocio local: las 10 tiendas, en Capital, GBA y otros puntos del interior del país, y los locales de Sodimac, la marca de artículos para la construcción.

La cartera de clientes de su tarjeta financiera CRM también están dentro del paquete que podría venderle a uno o varios interesados.

Estamos buscando un socio estratégico”, aseguran escuetos desde la empresa. “La idea es conseguir alguien que ayude a ser sustentable el negocio local. Quizás no se van del todo, pero no quieren seguir solos. No en este contexto”, confirman allegados.

Así, otra empresa importante trasandina dejará el país, luego de que la aerolínea Latam confirmara hace unos meses que abandonaba el país y despedía a sis 1700 empleados.

La empresa ya había comenzado un proceso de hacer más eficiente su operación local, una estrategia que incluyó el cierre de su local céntrico, en la calle Florida, y el despido de unos 250 empleados. La fuerte crisis económica del año pasado, y un contexto que empeoró por el fuerte impacto de la cuarentena, habrían acelerado la decisión. Las restricciones al dólar, las complicaciones para importar y la brecha cambiaria habrían influido también en la decisión.

El negocio global de Falabella es comandado desde Chile por un argentino, Gastón Bottazzini, graduado en Ingeniería Agrocultural y Economía en la Davis University de California y con un MBA de Harvard.

“No es que por el cambio de conducción política haya tenido un freno, la economía había perdido ritmo antes. Lo que no estamos viendo todavía es que eso cambie en forma positiva, pero no hemos visto un deterioro en la demanda por el nuevo liderazgo”, le dijo Bottazzini al diario La Tercera en enero pasado.

“Nuestros planes en Argentina desde ya hace un tiempo son conservadores. No se han ajustado, hemos hecho ya un par de ajustes en el último par de años de tiendas que decidimos que ya no cumplían un rol y se cerraron, y ahí nos quedamos”, agregó antes de la pandemia.

Falabella Argentina tiene actualmente diez tiendas. “Todas las sucursales Falabella están localizadas en puntos estratégicos del país, para resultar cómodas y accesibles. Por otro lado, la zona más poblada del país cuenta con seis locales: tres Falabella sucursales capital federal y tres tiendas Falabella buenos aires. En el interior del país, los locales son cuatro: Falabella Córdoba, Falabella Mendoza, Falabella Rosario de Santa Fé y Falabella San Juan”, detalla la propia compañía.

Sodimac Argentina, en tanto, tiene 9 tiendas en todo el país. Ocho en la Provincia de Buenos Aires y uno en Córdoba.

Otras “grandes” que ya hicieron las valijas

Falabella no está sola, claro. Además, de la mencionada Latam Airlines, en los últimos meses también dejaron el país la low cost noruega Norwegian, que vendió su operación local a Jet Smart, y en el rubro autopartista, los proveedores de pintura AxaltaBasf y PPG, que anunciaron el cierre de sus plantas. La francesa Saint Gobain Sekurit cerró sus planta de parabrisas y muda su producción a Brasil, Nike traspasó su operación local a la mexicana Axo, VF Corporation, productor norteamericano de las marcas Lee Wrangler, cesó la producción local y Gerresheimer, unproductor alemán de packaging para el sector farmacéutico vendió su operación argentina a la local IMAP.

Otro caso es el del laboratorio francés Pierre Fabre que se desprendió de su planta de principios activos farmacéuticos.



/" target="_blank">