Unos dos mil  policías estarán apostados en las calles y rutas, supervisados por el ministro Raúl Levrino. 

El Ministerio de Seguridad intensifica los controles policiales en Mendoza, luego de que el ejecutivo provincial anunció la marcha atrás con algunas medidas referidas a reuniones grupales y salidas a la vía pública, para así evitar la propagación de la pandemia de COVID-19.

Entre las normas se estableció, a través del Decreto 775, volver a las salidas de acuerdo con las terminaciones de los documentos, prohibir las reuniones de amigos en casas particulares y autorizar las juntadas con la familia solo los fines de semana y feriados.

En total, dos mil efectivos policiales estarán apostados en todas las rutas y calles de la provincia, distribuidos en más de 200 puestos de control fijos y móviles.

En cuanto a esto, el ministro de Seguridad, Raúl Levrino aseguró que se seguirá trabajando sobre la base del sentido común. Se pedirá el DNI y luego el certificado único de circulación.

“La policía está preparada para este tipo de situaciones, por eso estamos trabajando a través de las redes sociales también, donde todos tomamos conocimiento, además, con las denuncias que nos llegan de los vecinos por el 911”, puntualizó Levrino.

Las penas para quienes incumplan y realicen juntadas ilegales entre amigos van desde una multa económica, donde la persona deberá abonar $50 mil y también podrá ser sancionada con  arresto de 15 a 30 días.