El fiscal afirmó que los dichos del empresario sobre un “aparato del Estado para perseguir a los que pensaban distinto” durante el macrismo “no es una novedad”.

El fiscal Federico Delgado aseguró hoy que “tienen asidero” los dichos del empresario Marcelo Tinelli sobre la existencia de “aprietes” y “persecuciones” durante el gobierno de Cambiemos.

“Claro que le veo asidero a esta denuncia, mal que me pese; es duro pero no es una novedad”, indicó el fiscal Delgado está mañana en declaraciones a la radio online Futurock al referirse a un mensaje del conductor de TV y presidente de San Lorenzo, quien ayer por Twitter dijo que durante el gobierno anterior había “un aparato del Estado para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse”.

El fiscal federal Jorge Di Lello abrió hoy una investigación e imputó al ex presidente Mauricio Macri; al ex titular de la AFI en su gobierno, Gustavo Arribas, y a su ex segunda Silvina Majdalani, a raíz de la denuncia por supuesto espionaje ilegal presentada esta semana por la actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Graciela Caamaño.

Según la denuncia de Caamaño, las evidencias de espionaje ilegal de correos electrónicos de al menos 85 funcionarios, ex funcionarios, políticos, periodistas e integrantes de fuerzas de seguridad surgió del hallazgo de un disco rígido cuyo contenido había sido borrado, pero fue recuperado.

En otro orden, al referirse a la reforma judicial impulsada por el oficialismo, Delgado indicó que “es imprescindible”, ya que “necesitamos creer en lo que dicen jueces y fiscales y hoy el sistema está sospechado”.

“Hay que construir puentes que acerquen a la justicia con la sociedad”, lo que implicará “algunos compromisos morales y la renuncia a usar las instituciones con fines particulares por parte de un sector de los empresarios o de la dirigencia política”, agregó.

Delgado consideró que existe “un formato de organización social complicado que fabrica pobres y criminalidad pero hubo una arquitectura institucional que acompaña eso”.

En tanto, consultado sobre si debería haber cambios en la Corte Suprema, el fiscal opinó que “los tribunales inferiores tienen plazos para fallar y la Corte no: eso no está bien y no es posible que la cabeza de un poder no tenga plazos”.

“La Corte debe poner luz pública sobre lo que hace; no sé si eso implica cambiar el número de sus integrantes, pero tiene que abrirse a la sociedad y construir puentes”, evaluó.

Asimismo, al comentar tópicos de su reciente libro “República de la impunidad”, Delgado resaltó que “hay que cambiar el modo en que los judiciales comunicamos las noticias: tendríamos que tener prohibido hablar en off the record” con los periodistas.

“Hay que profesionalizar la comunicación con un servicio que brinde información a todo el mundo y una persona que tenga el rol de responder a todos los periodistas y acreditados en el Poder Judicial”, concluyó.