Según Sport, la Pulga tendrá el aval de la FIFA para poder sumarse a un nuevo club sin el desembolso de la cláusula de €700M, pese a que La Liga le dio la razón al Blaugrana en el conflicto contractual.

Luego de no presentarse a los tests de coronavirus previos al inicio de la temporada, Lionel Messi tendría posibilidades para poder salir de Barcelona con los papeles en regla y sumarse a un nuevo club, según informó el diario catalán Sport, pese a que La Liga de España manifestó en un comunicado que para ello es necesario el pago de la cláusula de rescisión de 700 millones de euros.

Mientras Manchester City y París Saint-Germain aparecen como los dos pretendientes principales, el elemento en cuestión es el transfer. Cuando haya arreglo con su nuevo destino, desde allí deberán pedirlo a la FIFA y a la Real Federación Española de Fútbol.

A partir de esto se abren dos caminos. Hoy por hoy parece imposible que Barcelona exprese el OK necesario, lo que sería la vía habitual para cualquier transacción normal. Lo “más probable” según Sport es que llegue el “no”, algo lógico siendo que no hay acuerdo entre las partes.

En este caso es cuando aparecería la FIFA en el juego, con la potestad de otorgarle un transfer provisorio para que pueda ser inscripto en la Premier League, la Ligue 1 o donde sea que vaya a jugar, a excepción de España. Mientras tanto, la situación se resolvería en un juicio.

De salir sin acuerdo previo, el club que quiera contar con Messi se expondría a un riesgo importante, ya que si la Justicia fallara a favor de Barcelona debería hacerse cargo de abonar esos €700.000.000, lo que a su vez lo pondría en jaque por las reglas de Fair Play Financiero.

Cuál es la cláusula que contradice a La Liga

Por razones de fuerza mayor, a raíz de la pandemia por el Covid 19, los contratos y las cláusulas se prorrogaron hasta la finalización de las competencias, según determinó la FIFA en abril pasado.

Por este motivo, Lionel Messi puede rescindir unilateralmente el vínculo con el Barcelona, sin consecuencia alguna, respecto a que la competición terminó el 23 de agosto y no el 10 de junio como estaba previsto pre pandemia.

La indemnización de la que habla la carta de La Liga (se refiere a los 700 millones de euros) “no aplicará cuando la resolución del contrato por decisión unilateral del jugador tenga efecto a partir de la temporada deportiva 2019/20”, según el contrato firmado en 2017 por Messi y Barcelona. Por lo tanto, las fuentes consultadas especializadas en derecho deportivo coinciden en que el planteo de La Liga en su carta pública no tiene sustento.