Las localidades costeras de la provincia de Buenos Aires se vieron afectadas por los fuertes vientos y lluvias

Estos últimos días, un violento temporal de viento y agua volvió a golpear a varias localidades costeras bonaerense, dejando diversos destrozos pero sin heridos o víctimas fatales que lamentar. Respectivamente, los meteorólogos confirmaron que el mismo se debió al desplazamiento de ciclones extratropicales.

Tal como se anunciaba, se presentó un miércoles muy complicado en las distintas localidades balnearias bonaerenses. Los fuertes vientos con ráfagas alcanzaron intensidades que rondaron los 90 a 100 km/h, al tiempo que las lluvias se mantenían persistentes y fuertes, habiéndose acumulado en algunos puntos más de 100 mm.

En Mar del Plata, el director de Defensa Civil indicó que “se registraron caída de árboles y columnas de alumbrado público, junto a voladura de techos de viviendas mientras que hay sectores puntuales sin energía eléctrica”. Para este jueves, el ejecutivo municipal decidió suspender las clases del turno mañana debido a las adversas condiciones meteorológicas.

Todo un alambrado se cayó en Mar Del Plata.

El temporal fue muy firme y golpeó con furia dejando varios sectores sin energía eléctrica. En Mar de Ajó, se voló el techo de chapa de una pizzería que terminó impactando finalmente contra la calle sin herir a nadie de milagro.

En Villa Gesell, las intensas ráfagas provocaron la voladura de varios techos, entre ellos el del emblemático boliche Savage, muy popular en la década del 80 y del 90. Por otra parte, Defensa Civil del municipio informó que los accesos a Mar Azul y Mar de las Pampas desde la ruta se mantienen cerrados hasta nuevo aviso.


-->