Los agentes sanitarios de la provincia se están encargando de llevar la vacuna a todas las zonas alejadas

Como en todas las provincias, hay sectores donde la vacuna contra el Covid-19 tarde en llegar un poco más. Los agentes sanitarios son los encargados de alcanzar el último puesto en el límite de Lavalle con San Juan o San Luis para llevar asistencia médica a quienes viven en los puestos en la zona del secano. Caminando, en camioneta, en motos o a caballo y con todo tipo de clima, estos profesionales de la salud recorren todas las zonas rurales y periféricas de la provincia para llevar atención médica permanente y las vacunas contra la COVID-19 y la gripe.

Son casi 200 las personas en toda la provincia que atraviesan médanos, cerros y valles para llevar el servicio de salud a todas las comunidades más alejadas. Su tarea es continua y con la pandemia agregaron el operativo de vacunación. “Los puesteros de Malargüe, San Carlos, Lavalle, Alvear y Los Chacales, lo que comúnmente se llama Manzano Histórico, ya están vacunados contra la Covid-19 y así vamos barriendo todo el territorio”, comentó la coordinadora provincial de los agentes sanitarios, Concepción Pasera. En ese sentido, agregó: “Nos lleva muchos días recorrer las zonas y a veces hemos tenido que dormir bajo las estrellas, pero lo importante es llegar a los puestos y asistirlos en todo lo que podamos”.

Concepción se siente orgullosa del trabajo que realiza el equipo que ella dirige en la planificación y en el territorio: “El agente sanitario sabe bien cómo y dónde viven y la cosmovisión que tiene cada comunidad, porque hay que tener en cuenta que aquí tenemos muchos pueblos originarios con sus propias costumbres”. Además, destaca que, si bien al principio había cierto temor a la vacuna, con las charlas y recorridas de los profesionales de la salud fueron cambiando de opinión y ya se están vacunando”.

RECORRIENDO LAVALLE

Una de las zonas que aborda este equipo es el secano lavallino. “Hemos recorrido toda la zona llevando la vacuna, a la vez que hacemos los controles médicos y hasta desinfectamos las casas para evitar alguna otra enfermedad”, comentó Silvana, agente sanitaria. También expresó que han llegado hasta San Miguel, Lagunita, El Forzudo, Arroyitos, La Josefa y San José, entre otros.

“Nos estamos cuidando mucho en la comunidad y con las medidas de prevención”, comentó Carmelo Molina, dueño del puesto El Águila y comentó que en caso que algún integrante de la familia tenga síntomas compatibles con Covid se aisla a la persona en un espacio de la casa y llaman a los agentes sanitarios. “Estamos todos vacunados, lo que nos ayuda muchísimo para continuar”.

Por su parte, la directora de los centros de salud de Gustavo Andrés, de La Asunción y del CIC de Costa de Araujo, Mariela Retamal, explicó que con la pandemia armaron tres brigadas, dos para vacunación Covid-19 y gripe y otra que releva la situación sanitaria y mediante telemedicina realizan las consultas necesarias. “Llevamos medicamentos y realizamos un seguimiento de la evolución del paciente para evitar cuadros críticos”, comentó, a lo que Silvana Alvarado agregó: “Por la falta de conectividad, nosotros les hacemos el trámite para la vacunación”.

Incluso, parte de este equipo se encarga de realizar los controles sanitarios a las personas que ingresan a la zona. De esta manera, el virus llegaría lo menos posible a los puesteros. Ángela González, pertenece a la comunidad Huarpe Paula Guaquinchay y es agente turística: “Es muy importante la tarea que se desarrolla. Nosotros tomamos la temperatura, llevamos las recomendaciones y asistimos a los turistas que llegan a la zona en busca de un chivo o para comer en algún salón y les damos información sobre cómo recorrer sin perjudicar a las comunidades”.

Para concluir, la mujer explicó que “han sido capacitados por profesionales de la salud para también llevarles información a los puesteros para la utilización de los protocolos”.


-->