Advierten que el levantamiento de las restricciones impulsará los precios en el segundo semestre.

La inflación del segundo trimestre, abarcado por completo por la cuarentena, podría ser la más baja de los últimos cuatro años, pero la mayoría de los economistas coinciden en que esa desaceleración es “transitoria” y sujeta a las restricciones a comercios, industrias y servicios, por lo que se espera un nuevo impulso en los precios a medida que se retomen las actividades.

La suba de precios minoristas en el período abril-junio sería “inferior al 5%” y representará “el menor valor para un trimestre” desde el período julio-septiembre de 2016, destacó al respecto la consultora Ecolatina, que a su vez anticipó una inflación para junio que “no superará el 2%”.

Sin embargo, la entidad apuntó que “la significativa desaceleración de la inflación responde más a la pandemia/cuarentena, que trastocó las decisiones de todos los agentes de la economía, que a la política antiinflacionaria”.

En ese sentido, el director de la entidad, Lorenzo Sigaut Gravina, identificó los factores que “acelerarán la inflación en la segunda mitad del año”.

Entre ellos, destacó “el despertar de diversos precios gracias a la finalización de las restricciones, el encarecimiento de costos por los protocolos sanitarios que impone la ‘nueva normalidad’, la presión cambiaria latente por la creciente emisión para financiar al fisco, la mayor injerencia de la brecha en la formación de precios producto del endurecimiento del cepo y la reanudación de las paritarias”

La evaluación es compartida por el economista de Management & FitMatías Carugati, quien acotó que “con la cuarentena, muchos comercios estuvieron cerrados, los precios quedaron sin ajustar e incluso algunos bajaron”, pero que en tanto se vayan levantando las restricciones “el reacomodamiento de precios relativos se va a reflejar en un índice más alto”.

Carugati admitió a NA que “es difícil saber a priori” a cuánto ascenderá la inflación de todo 2020, ya “falta saber si el tipo de cambio oficial se va a mover más rápido que en la actualidad cuando se levante la cuarentena”, pero anticipó que el M&F “estamos esperando algo cercano al 54% para fines del segundo semestre”.

Por su parte, Miguel Boggiano, de Carta Financiera, supeditó la inflación de los próximos meses a “lo que siga haciendo en Banco Central” tanto con la emisión monetaria como con la absorción de pesos mediante las leliq.

“Hacen algo muy parecido a lo que se hacía con (el ex presidente Mauricio) Macri: emiten pesos y después esterilizan con leliq”, señaló Boggiano a NA, al tiempo que previó que “con la vuelta de la actividad va a caer la demanda de dinero y habrá más pesos en circulación”.

Un anticipo de ese fenómeno pudo observarse en la composición del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo, en el que el capítulo “Prendas de vestir y calzado” registró un alza del 7,5%, cinco veces más que el 1,5% general, en consonancia con la reapertura gradual de comercios de esos rubros en diferentes puntos del país.

La medición de Ecolatina entre la primera quincena de junio y el mismo período de mayo indicó una inflación de 1,6%, que le permite anticipar una inflación que “no superará el 2%” en todo el mes.

La consultora destacó que en la cuarentena, además de haberse mantenido el congelamiento de tarifas de servicios públicos, “se desactivaron presiones inflacionarias vía salarios”, ya que se postergaron las paritarias y se firmaron acuerdos con pagos al personal suspendido equivalentes al 75% del sueldo neto.

Pero también advirtió que “la creciente emisión para financiar el déficit fiscal incrementó las expectativas de devaluación” y el bloqueo al acceso al mercado de cambios hizo que “la brecha cambiaria sea más relevante a la hora de la formación de precios”.

En consecuencia, Sigaut Gravina, aseguró que “la desaceleración de la inflación observada en los últimos meses tenderá a revertirse a medida que se levante la cuarentena”.

Fuente NA