Benicio Navarro es de Santiago del Estero y nació con una cardiopatía congénita compleja. En Argentina no hay tratamiento posible para su enfermedad y necesita viajar al Boston Children’s Hospital

Síndrome de Corazón Izquierdo Hipoplásico fue el diagnóstico que le dijeron que padecía su hijo Benicio cuando estaba embarazada de él. Actualmente, tiene tres años y su familia espera poder reunir 200 mil dólares para viajar a Estados Unidos para salvar su vida.

Además del problema cardícaco, Benicio tiene displasia renal multiquistica de riñón izquierdo.

“Beni”, como le dice su familia, ya pasó por 3 cirugías, de las cuales 2 fueron a corazón abierto.

“Desde diciembre de 2019 que está sin tratamiento y lo habían puesto en cuidados paliativos esperando su muerte, pero con esta cirugía el se puede salvar.”, señaló Belén, esperanzada.

Después de que le dijeran que no había más qué hacer por Benicio, sus papás, Miguel Navarro y Belén Lange asesorados por el cardiólogo pediátrico Juan Infante, pidieron una segunda opinión y lograron comunicarse con el Boston Children’s Hospital, donde pueden realizarle una cirugía de reemplazo de una válvula de su corazón.

Sin embargo, la mamá del nene de 3 años agradece al Hospital Garrahan, donde “le salvaron la vida” pero que “ya no pudieron hacer nada más. No hay herramientas suficientes en Argentina para hacerle la cirugía que necesita”, señaló la mujer.

“Boston está 30 años adelantado en el estudio y tratamiento de esta enfermedad. Acá no hay adultos que tengan esta cardiopatía, pero allá hay personas de 30 años que pudieron operarse de niños y lograron tener una vida normal”.


-->