La enfermera Dahiana Gisela Madrid, una de las personas a cargo de la salud del Diez, admitió que mintió en su reporte.

La enfermera de Diego Maradona, Dahiana Gisela Madrid, fue citada a declarara por la fiscal Laura Capra, quien investiga la muerte del Diez. Fue allí donde la enfermera reconoció que firmó un reporte falso. 

Dahiana, en su primer testimonio, aseguró que a Maradona lo dejó dormir tras llegar a la casa del country San Andrés a las 6 del miércoles como relevo de otro enfermero. Este último habría sido quien lo vio por última vez con vida cerca de las 6.30 de la mañana. 

Pero además la enfermera aseguró que lo escuchó orinar cerca de las 7.30 de la mañana. Sin embargo, el documento que le llegó a la fiscal Capra decía que la enfermera había entrado a la habitación de Diego cerca de las 9.30 de la mañana para controlar los signos vitales del Diez, y que este se habría negado a dejarse chequear. 

En su declaración de esta madrugada Madrid ratificó que lo escuchó orinar, pero dijo algo sumamente curioso sobre la segunda entrada: “Escribí en el reporte que le intenté controlar signos vitales, lo cual no es cierto”. “Lo puse por una indicación del coordinador”, habría agregado según una fuente. 

Aún no está si lo hizo para cubrirse por una eventual acusación de abandono de persona, algo que sugieren desde el entorno de Maradona. Si bien hasta el momento se habla de un “falso testimonio”, Madrid aún no fue imputada. 

Cabe destacar que hasta el momento no existen evidencias de mala praxis con respecto al tratamiento de Diego. “Cuando lo toqué, el cuerpo estaba caliente”, afirmó luego la enfermera, quien intentó revivirlo con masajes cardíacos y respiración boca a boca.

Es importante señalar que si bien se cree que Diego Maradona horas antes de que lo encontraran, el llamado a la ambulancia se realizó recién a las 12.17