El 10 recibió un sentido homenaje en la previa del partido entre Gimnasia y Patronato. Sin embargo, a los pocos minutos de comenzado el encuentro Diego se retiró de la cancha.

Diego Maradona celebró este viernes sus 60 años y recibió saludos de todas partes del mundo. Justamente hoy coincidio con el regreso del fútbol argentino, y recibió su homenaje en la previa del partido que su Gimnasia disputa ante Patronato en La Plata.

Sin embargo, el “10” no pudo quedarse a ver el partido y debió regresar a su casa. Maradona llegó al estadio cerca de las 18.10. En el trayecto lo acompañó una verdadera caravana de hinchas a los que poco les importaron las restricciones y el Covid-19. 

Pasadas las 18.50 Diego ingresó al campo de juego. A su paso, explotó un sinfín de fuegos artificiales preparado por las filiales de Gimnasia, mientras por los altoparlantes sonaba el clásico feliz cumpleaños y una pantalla ubicada a la altura de la mitad del campo reproducía imágenes alusivas al hoy DT.

Previamente habían entrado Claudio Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, y Marcelo Tinelli, su par de la Liga Profesional de Fútbol. 

Al llegar al centro del campo, a la altura de los bancos de suplentes, Maradona se corrió el barbijo y le dio un beso y un abrazo a Tinelli, que le presentó una plaqueta de parte de la LPF.

Acto seguido, Tapia le obsequió un banderín de la AFA enmarcado. “Feliz cumpleaños -le dijo al 10-. Vos sabés que te queremos mucho. Te debemos mucho: el fútbol argentino te debe mucho”.

Finalmente, el presidente del Lobo, Gabriel Pellegrino, le regaló una camiseta del club con el 10 y el estampado de “Maradona” y aprovechó para bromear con su técnico: “Ya debés tener un montón de estas, pero bueno”.

Tras el homenaje Diego se fue al banco de los suplentes para dirigir a su equipo. Sin embargo, a los pocos minutos de iniciado el encuentro, se retiró al vestuario. Desde su círculo íntimo aseguraron que se debió a la emoción y que se encontraba en buenas condiciones.