Los principales indicadores energéticos ratificaron en la primera semana de mayo una curva ascendente de la demanda, que ya se insinuaba a fines de abril con el relajamiento de algunas actividades en el aislamiento social, en particular referidos al mayor consumo de electricidad, combustibles y gas natural.

Así se desprende del estudio sobre el estado de situación del sector energético y el efecto del aislamiento social obligatorio, que rige desde el 20 de marzo, a partir del análisis de los principales indicadores relevados por la Dirección Nacional de Escenarios y Planeamiento Energético, en la primera semana de mayo.

En el sector eléctrico se observó un recupero de la demanda en los primeros días hábiles de mayo que ya se empezaba a manifestar en los últimos días de abril, específicamente en la rama industrial, pasando de una caída de aproximadamente 50% a algo más de 35%, es decir 65% de la demanda previa a la cuarentena.

Este impulso respondió a las compañías Siderca, Siderar y Acindar, que alcanzaron en conjunto 70% de su demanda previo a la cuarentena, por el aumento de la demanda en empresas de la construcción ante la mayor producción de usuarios como Loma Negra, Avellaneda y Minetti con hasta 50% de su consumo previo, y por el aumento en la actividad de la industria de la madera y el papel.

En cuanto a la demanda de las distribuidoras que abarcan todo el país y que no contempla el efecto de los grandes usuarios, se observó en la primera semana de mayo una demanda de 12.470 Mw/día promedio, con una caída de 7,8% frente a similar periodo de 2019, indicador que caía 11% en la segunda quincena de abril.

En cuanto a la generación eléctrica, se registró que en la primera semana de mayo una demanda de 12.790 mw promedio, frente a los 17.671 mw de la segunda semana de marzo y los 11.927 mw de la segunda de abril, pero con un dato particular se manifestó en las grandes represas de Yacyretá y Salto Grande que redujeron drásticamente su producción por el efecto de la bajante histórica de los ríos Paraná y Uruguay.

El trabajo también relevó en el sector petrolero la información de 15 empresas que en conjunto representan 94% de la producción de crudo del país y que a la primera semana de mayo acumulaban una caída de la producción de 12,7% con respecto a febrero, el equivalente a unos 61,6 mil barriles diarios.