La Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) decidió extender el plazo, en el cual se exime a jubilados y pensionados del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y Pensiones No Contributivas, de cumplir con el trámite de actualización de la supervivencia.  

Con el objetivo de garantizarles el cobro de las prestaciones y de preservar la salud pública, se suspendió el trámite de actualización de fe de vida durante los meses de julio y agosto de 2020.

Desde ANSES consideraron que resulta necesario continuar tomando medidas excepcionales y urgentes a fin de minimizar los riesgos de la salud pública, teniendo en cuenta el contexto de pandemia. 

La suspensión se había extendido de abril a mayo y junio de este año, y se decidió prorrogar hasta el mes de agosto. Por lo tanto, la responsabilidad total por el control de la supervivencia estará a cargo de la entidad bancaria, como así también la metodología definida para realizar tal control durante estos próximos meses. 

Esto significa quelas Entidades Pagadoras conservan la responsabilidad de rendir como impagos los fondos posteriores al fallecimiento del beneficiario a partir de la notificación de la novedad de fallecimiento, cuando este ocurriera en los meses de marzo a agosto de 2020.

Te puede interesar.