El expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, dejó el coma inducido pero sigue internado en terapia intensiva en un hospital de Suiza, luego de que su estado de salud atravesara tres semanas de muchas dificultades como consecuencia de una intervención cardíaca. El suizo, de 84 años, fue hospitalizado a finales de diciembre pasado para solucionar un problema cardíaco y pasó una semana en coma inducido, según reveló su hija Corinne Blatter Andenmatten en una entrevista a varios medios suizos que reprodujo la agencia de noticias DPA.

“Los médicos están satisfechos con su estado pero aún queda un largo camino por recorrer. Pasamos la Navidad más dura y triste de nuestras vida”, indicó la hija de quien fuera presidente de la FIFA entre 1998 y 2015.

Desde que dejara el cargo a mediados de ese 2015 Blatter se vio involucrado en varios escándalos de corrupción de la FIFA (Fifagate) y empezó a atravesar distintos problemas de salud. Inclusive el mismo año de su dimisión tuvo que ser internado también en terapia intensiva tras colapsar su sistema inmunológico, mientras que en 2016 padeció cáncer de piel y debió operarse la rodilla derecha, hasta que en 2020 además se contagió de coronavirus.