¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Fernando Porretta en Jornada: “El ascenso era una obligación, por eso no lo festejé ”

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

27° Mendoza

Miércoles, febrero 14, 2024

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$853.00

Dólar Ahorro/Turista

$1364.80

Dólar Blue

$1125.00

Dólar CCL

$1182.62

Euro

$897.89

Riesgo País

----

27° Mendoza

Miércoles, febrero 14, 2024

RADIO

ONLINE

Fernando Porretta en Jornada: “El ascenso era una obligación, por eso no lo festejé ”

27/05/2020 15:01

Un derechazo furioso de Cristian Llama sicatrizó heridas en el corazón del hincha Mensana por reiteradas frustraciones deportivas que lo tuvieron a las puertas del ascenso a la Primera Nacional. Esa vez se dio. Fue hace dos años en donde Gimnasia y Esgrima recuperaba su lugar en la categoría de ascenso más importante del fútbol argentino.

Atrás quedaba el largo transitar por el Torneo Federal A, la interminable campaña en las dos primeras fases, el paso en falso en el pentagonal final que había consagrado a Central Córdoba de Santiago del Estero y el equipo dirigido aquel entonces por Darío Alanís había tenido que ir por el segundo ascenso dejando en el camino a Deportivo Madryn y Sportivo Belgrano, para encontrarse en la final con Defensores de Belgrano de Villa Ramallo.


El Legrotaglie lució como pocas veces y el final fue el esperado, el anhelado. Triunfo y ascenso para el añejo Lobo del Parque. Todo esto lo rememoró en el programa “Ídolos y Anónimos”, zaga que se emite en Radio Jornada (91.9), Fernando Porretta, el Presidente de Gimnasia y Esgrima.

“El ascenso del 2018 no lo festejé porque era una obligación personal volver a donde lo habíamos dejado en el año 2014. No lo festejé, en realidad lo sufrí porque habíamos perdido la final en el 2017 con Mitre (de Santiago del Estero). En el 2018 fue más una obligación, la verdad es que no lo disfrute” dijo el joven presidente en la señal del Grupo Jornada.

“Fue como una materia en la facultad que no te gusta y la tenés que rendir y que se pase rápido. Necesitaba dejar a Gimnasia en donde habíamos estado y rápidamente volvimos a una categoría que no teníamos que haberla perdido” acotó.

A la hora de resaltar las virtudes del equipo que alcanzó el ascenso, Porretta recordó; “Ese equipo tenía muchos jugadores de la casa. Estaba el Mago (Sergio Oga). Teníamos un equipo con mucha sed de revancha por recobrar lo perdido y con nuevos jugadores. Después tuvimos que mantener la categoría y ver sí estábamos para algo más. Este año veníamos bien y justo pasó lo de la pandemia”.

“El descenso nos dejó muchas enseñanzas. No se lo deseo a nadie, pero aprendimos. Después de ascender en el 2018 tomamos una decisión muy dura que fue la de cambiar el entrenador y buscar un técnico “saca puntos” para poder mantener la categoría y fuimos con ese concepto. Por ahí no se jugaba bonito, como le gusta al paladar nuestro y por eso buscamos al Chaucha (José María Bianco) el año pasado. El Chaucha tiene otro estilo de juego que no es del paladar nuestro, pero sí sabíamos que era un técnico muy efectivo a la hora de sumar puntos y así fue” recordó el ingeniero para agregar de inmediato otro concepto diciendo que “así era Marcelo (Fuentes) también. Tenía esa capacidad. Él se fue sacando el 71% de los puntos. Imaginate que sacar a un técnico con ese porcentaje es una cosa de locos”.

El día del ascenso El Lobo formó con Tomás Marchiori, Lucas Fernández, Diego Mondino, Yair Marín, Leandro Aguirre, Neri Espinosa, Pablo Cortizo, David Garay, Leandro Becerra, Cristian Llama y Pablo Palacios Alvarenga fue la oncena que pararon los entrenadores Alaniz y Abaurre. También ingresarían Walter Poblete, Sergio Oga y Agustín Briones.

“Luego de la partida de Marcelo Fuentes hicimos una reunión con El Lechuga (Darío Alaníz) y rápidamente nos pusimos de acuerdo. La idea era mantenernos. Después de todo esto El Chaucha quería seguir con un nivel de jugadores que nosotros queríamos cambiar. Queríamos darle un poco más de lugar a los chicos de la casa. No coincidimos porque él quería jugadores con mayor experiencia y nosotros tener más jugadores jóvenes. Vimos que el famoso Lobito en reserva había hecho un buen trabajo bajo las órdenes de Diego Pozo y pensamos que era el técnico indicado para comenzar a subir los chicos a la Primera Nacional y así fue. Pozo le dio el lugar a muchos chicos que hoy ya no lo son tanto. Lo vivimos en el partido de River por la Copa Argentina en donde muchos de ellos debutaron aquella noche en San Luis” rememoró ante los periodistas Jorge Eduardo Barbieri y Orlando Abraham.

“Esta historia no queda aquí porque tenemos ambiciones aún por concretar y ojalá podamos lograr el ascenso al fútbol profesional. Esa es otra meta” indicó el joven dirigente Blanquinegro.