Jorge Sosa CONTRATAPA Miercoles, 9 de Octubre de 2019

Cronos

(sosajorgeluis45@gmail.com)

Miercoles, 9 de Octubre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Miercoles, 9 de Octubre de 2019 | (sosajorgeluis45@gmail.com)

Sé que te tengo. Cronos era el dios griego del tiempo, el nuestro es Citizen. Cronos se devoraba hasta a sus hijos. Eran ingeniosos los griegos porque es sabido que el tiempo es realmente un devorador.

Fue la época en que se inventaron los relojes, como el reloj de agua de los griegos, la clepsidra, un aparato muy simple que mide el tiempo basándose en lo que tarda el agua en caer de un tubo o vaso a otro. Aquí en cuyo se debería usar la clepsidra etílica.
 
¿Cómo hace el tiempo para dar la vuelta en los relojes cuadrados?

Hay muchos refranes que hablan del tiempo: "Darle tiempo al tiempo";  "Con tiempo y paciencia se adquiere la ciencia": "El tiempo cura las cosas y trae las rosas"; "El tiempo es oro"; "Tiempo mal gastado, nunca recobrado", y otra infinidad de decires que tiene el tiempo porque es sin duda una de las grandes preocupaciones del ser humano.

Nos regimos por el tiempo, es el que nos da el horario de los trabajos, el que le pone número a las citas, el que nos anuncia qué cantidad de horas del día llevamos gastadas. No hay forma de detener los días, las horas, los meses, y así la vida se va con paso lento pero inviolable.

A tal punto incide el tiempo en nosotros que se lo ha ligado con otros menesteres, por ejemplo el clima ("Al mal tiempo, buena cara) y entonces dependemos de él para los apuros y dependemos de él para vestirnos.

Más allá de toda connotación religiosa, "El tiempo es Dios",  a mí me tinca que el tiempo lo inventaron los hombres para medir y medirse, para envejecer con números, para saber que pasó desde que pasó lo que pasó.

Sin el tiempo que ordenara los acontecimientos la historia sería un despelote, y muy posiblemente Colón hubiera descubierto América después de que Belgrano creara la bandera. Hablo de dos feriados que habitualmente adelantan.

El tiempo sirve para muchas cosas, sirve para llegar tarde, sirve para esperar el micro, para hacer un huevo duro, sirve para verse en el espejo y lamentarse, y sirve para perderlo.

Perder el tiempo es algo que solemos reprocharnos después de habernos rascado a dos manos, o no reprocharnos nada y seguir rascándonos. Hay gente que se dedica a perder el tiempo. Algunos dicen que perder el tiempo no es tan malo, incluso hay una poesía de amor que alguna vez escribí que defiende la situación.

Me gusta quedarme quieto
al lado de tu aleteo
y pensar que si te veo
es porque veo completo
pasa el minuto en secreto
gozando de lo que das
tu forma de ser demás
y de robar lo que siento
Me gusta perder el tiempo
si es que vos me lo ganás.

Claro, el enamorado puede perder el tiempo haciendo tonteras hasta que la fulana diga que sí, o hasta que se harte de perder el tiempo y comience a perder el tiempo con otra fulana.

Perder el tiempo, ¡cuánto tiempo he perdido!, decimos cuando nos damos cuenta de que hemos estado empeñado en empeñarnos.

Perder el tiempo puede ser una profesión. Hay muchos que la practican en la peatonal todos los días. Claro que a veces tiene sus sinsabores porque ese tiempo que perdemos lo puede encontrar otro y usarlo de mejor modo.

Todo tiene su tiempo, y cada uno hace de él lo que quiere, pero no es así la cosa, la cosa importante es lo que el tiempo hace con nosotros.


Seguí leyendo